El Misterio de los Jeroglíficos, Matt Bondurant



Me cuesta hacer un comentario de este libro. La realidad es que muchas veces el aplauso a una lectura depende tanto de ella misma como de las circunstancias en que el lector accede a ella, y en el caso de este libro en concreto yo lo he devorado en las salas de los aeropuertos y en las tripas de los aviones que me han tenido, como dice un amigo mío, del tingo al tango este fin de semana, por lo que mis circunstancias no eran de lo más apacibles.

De todas formas intentaré ser lo más fiel posible a mis recuerdos.

La historia me ha parecido muy interesante. Un doctor, más bien entrado en años, en carnes y abandonado de toda la vida, diríamos social, se encuentra en Londres estudiando las posibles traducciones de una estela, una especie de lápida, escrita en el antiguo Egipto, con la posibilidad de que se trate incluso de una nueva piedra Rosetta.

En una de las pocas fiestas nocturnas a las que acude conoce a una chica que lo seduce y le pide que le enseñe el museo, momento en que ella aprovecha para robar un antiguo papiro. Ahí parte toda la historia de persecuciones, divagaciones, descubrimientos, traiciones y sorpresas.

Está muy bien montada la carpintería de la novela, con flash-backs constantes del profesor a su vida anterior, en los que va analizando como ha llegado a convertirse en uno de los mejores expertos mundiales, a la misma vez que su vida personal ha tocado fondo. Mientras, una serie de personajes secundarios, cargados de un humor muy británico, por decirlo de alguna forma, van tejiendo sus historias entrelazadas con el robo del documento y con la misma traducción de la antigua roca grabada.

Quizá lo que más me sorprendió de la novela es que, si bien se trata de un trhiller como cualquier otro, su protagonista, en lugar de seguir pistas que lo lleven de un lado a otro, que lo metan en peligros de los que deshacerse como el héroe que esperas encontrar, se dedica a ir de pub en pub y emborracharse y drogarse hasta perder, página sí, página también, el sentido.

No sólo es un anti héroe convencional, sino que es un verdadero desastre emocional dotado de una mente privilegiada para la descodificación de antiguas claves y textos jeroglíficos.

Hay un punto que me gustaría destacar. En un momento de la novela salvan a un abuelo de una muerte segura, y éste, en lugar de agradecerlo, los maldice por su buena acción. Así es la novela.

En resumen es una historia bastante típica, escrita del modo más atípico posible y con un desenlace imprevisible, pero no por sorprendente, sino por extraño. Muy recomendable, que se tarda menos en olvidar que en leer, pero que te hace pasar un rato muy agradable.

Resumen del libro (Editorial)

El egiptólogo Walter Roschild vive entregado a descifrar los engimáticos jeroglíficos de la estela de Paser. Casualmente concoe a la joven Robin, esta lo seduce y aprovecha para robar el papiro. Tral muchas peripecias, Walter halla la pista de Robin, que le conduce hasta una secta que pretende reinstaurar el culto a los antiguos dioses egipcios para utilizar su poder. Una novela original, sofisticada y llena de sorprendentes secretos.

El cuento número trece, Diane Setterfield


Un oasis.

Después de un par de lecturas bastante flojas me he encontrado con esta novela, que me ha parecido encantadora.

El cuento número trece explica la relación entre dos personajes principales, una autora de fama mundial que siente la necesidad de desahogar su vida en una biógrafa, y la biógrafa, una chica joven, hija del propietario de una tienda de libros antiguos entre los que se crió, y que recibe el encargo de realizar la biografía de la autora con tanta sorpresa como dudas. Sin embargo, su sorpresa es mayor cuando descubre que ambas comparten una peculiaridad que las hace especiales, tienen hermanas gemelas.

Ésa es la razón por la que la escritora de fama (Vida Winters, incluso el nombre me parece extraordinario) escoge a Margaret para que redacte su biografía, algo que ha negado durante toda su vida al resto de mortales y le ha valido una áurea de misterio en torno a su persona.

Poco a poco, mientras la señora Winters desgrana su vida a la joven Margaret, se establece una relación entre ellas que va dando pie a la aparición de una serie de personajes secundarios imprescindibles para el transcurso de la obra. Unos personajes que van tomando protagonismo hasta hacerse tan vívidos como las dos protagonistas, presentados con maestría al estilo clásico-romántico-gótico de la literatura de finales del siglo XIX, un detalle que me ha parecido encantador.

La vida de Vida Winters va exhalando con cada confesión que hace a su biógrafa, encerradas las dos en un palacio gótico con la única compañía de la asistente de la señora. Un ambiente lúgubre que te hace sentir incluso el frío de la campiña inglesa mientras gozas de su lectura.

Tengo un solo pero para esta obra. El final. Diane Setterfield creo que no ha tenido la maestría del resto de la obra al desarrollarlo. Es inverosímil. Como un pedazo sintético en el suelo alfombrado del palacio de la propia protagonista, señora Winters.

Sin embargo, a pesar de ese final, el estilo pausado de la autora, cargado de silencios, la introducción calmada a cada uno de los personajes, la descripción de los ambientes y la riqueza de matices hacen de esta novela lo que podríamos esperar al leer un clásico de la homenajeada literatura inglesa del XIX.

Acompañada de una taza de té y en un paraje invernal, una lectura absolutamente recomendable que se saborea de principio a fin.

RESUMEN DEL LIBRO (Editorial)

Cuando una vieja escritora acostumbrada a mentir y una joven librera empeñada en saber la verdad se encuentran, regresan los fantasmas del pasado, los secretos de una familia marcada por el exceso, las cenizas de un incendio memorable y el perfil de un ser extraño que aparece y desaparece tras las cortinas de una mansión.

Entre mentiras, recuerdos e imaginación se teje la vida de la señora Winter, una famosa novelista ya muy entrada en años que pide ayuda a Margaret, una mujer joven y amante de los libros, para contar por fin la historia de su misterioso pasado."Cuéntame la verdad", pide Margaret, pero la verdad duele, y solo el día en que Vida Winter muera sabremos qué secretos encerraba El cuento número trece, una historia que nadie se había atrevido a escribir.Después de cinco años de intenso trabajo, Diane Setterfield ha logrado el aplauso de los lectores y el respeto de los críticos con una primera novela que pronto se convertirá en un clásico.

La orden negra, José Calvo Poyato

Debo reconocer que antes de publicar una impresión sobre los últimos libros que he leído hago una pequeña búsqueda en Internet para ver qué se dice en otros foros.

Por desgracia en este caso casi todas las opiniones que he encontrado coinciden bastante con la mía. Decepcionante.

Siento profundamente empezar una crítica con tal adjetivo porque lo primero que ahora pienso al leer un libro es el enorme esfuerzo que entraña hacerlo e, independientemente del resultado, que es una tarea loable y nada sencilla. Quizá peque de un cierto corporativismo.

Pero la realidad es que esta obra, marcada en las librerías como Best Seller, me ha dejado bastante más que frío. Lo he acabado porque no me gusta dejar nada a medias, pero no porque tuviese ningún interés en hacerlo. La trama, con los elementos básicos de un Best Seller actual (Santo Grial, pareja protagonista enredados emocionalmente, nazis, servicios de inteligencia extranjeros, policias, malos y la búsqueda de una reliquia histórica aparecida por arte de magia) deja mucho que desear.

Incluso ahora mismo, mientras escribo estas líneas, me estoy avergonzando porque algunos de estos elementos aparecen en mi nueva novela, que espero que la editora tenga el buen gusto de analizar con calma y advertirme de que no haga un churro como éste.

Pero bueno, siguiendo con la Orden Negra, la trama es espantosa, sobre todo en su redacción. Frases tan absurdas como "Se iniciaba una persecución en plena Diagonal, en un momento en que la densidad del tráfico podía ser causa de un grave accidente" o "La desagradable voz del ruso, porque si se llamaba Yuri tenía que ser ruso, ucraniano o de aquella zona, le aterraba. Tal vez pertenecían a alguna de las mafias que operaban en Cataluña, sobre todo en la Costa Brava. ¡Se contaban cosas horribles de aquella gente! ", ¡joder (con perdón), explícalo de otra manera!

La historia comienza bien, se anticipa un buen libro, sin demasiado mensaje, pero que nos hará pasar un buen rato. Sin embargo, a medida que la acción avanza, los personajes cada vez son más esterotipos de sí mismos, los rusos "rusísimos", la protagonista buenísima (en todos los sentidos), los malos malísimos, los neonazis peores, los agentes del MI-5 fríos y súper preparados tecnológicamente, sin una sola duda, sin un solo rasgo que los haga mínimamente creíbles o un poco humanos...

Lo que empieza con un cierto agrado se torna cada vez peor hasta que al final te alegras de haber acabado por fin una lectura tediosa, que realicé saltando grandes párrafos completos, y en la que en realidad no pasa nada que no hayas imaginado al principio, nada de lo que te anticipa el autor a medida que corre la novela, nada de nada. El gran misterio queda sin resolver, y salvo algunas muertes absolutamente increíbles, no existe ni en un sólo momento la presión del Best Seller sobre el lector.

Lo siento por el autor (que no tengo el placer de conocer) y que estoy absolutamente convencido de que sus otras obras deben estar varios escalones por encima de ésta.

RESUMEN DEL LIBRO (Editorial)

Finalista Premio de Novela Ciudad de Torrevieja 2005

Toledo, s.VIII d.C: una tenebrosa noche, el obispo visigodo Audaberto recibe una carta de su hermano que le conmina a guardar un importante objeto ante la llegada de las tropas de Mahoma, que están conquistando el territorio....
Friburgo, 1934: el profesor Otto Rahn, apasionado de las historias de caballería medieval, está a punto de publicar su libro “Cruzada sobre el Grial”. El problema es que los nazis le están persiguiendo los talones.....
Barcelona, 23 de octubre de 1940: es un hecho cierto que el mismo día que Franco y Hitler se entrevistaban en Hendaya, el jerarca nazi Himmler, se alojó en el hotel Ritz de la ciudad. Durante su estancia en el hotel, le fue robada una cartera aunque la prensa de la época no aireó el suceso (que se adjudicó al espionaje británico) debido a la delicada situación de la 2ª G.M.
Barcelona, 2003: la joven historiadora Marta Amat, especialista en espionaje internacional durante los años 40, es despertada una mañana por su amante Ramón Nogués, quién en un estado de extraña agitación, le explica que a la muerte de su abuelo ha heredado una cartera con una serie de documentos escritos en alemán. ¿Tiene dicha cartera alguna conexión con lo explicado anteriormente? A partir de la investigación que inician Marta y Ramón, la trama se complica hasta el punto de que nuestros protagonistas se verán enfrentados a todo tipo de peligros en las calles de Londres y Barcelona. Aparecen personajes curiosos como el inspector Planelles o el extravangante Enric Martí, y una peculiar secta camuflada en sucios negocios internacionales.....
Una aventura intrigante que mantendrá en tensión al lector, con unos personajes creíbles en escenarios básicamente españoles y que conjuga muy bien un montón de elementos.

El informe Phaeton, Albert Salvado


Antes de iniciar el comentario sobre la novela de la que vamos a hablar hoy, me siento en la obligación de aclarar que espero que mi juicio no se vea turbado por la amistad que tengo con el autor. Por cierto un tipo magnífico, y es que hoy vamos a hablar de El informe Phaeton, del escritor andorrano Albert Salvadó.

Esta novela fue la última de su especie, pues a partir de este thriller de ciencia ficción, la obra del señor Salvadó se ha visto más abocada a la reflexión, a la búsqueda de respuestas vitales que al entretenimiento per sé. Sin embargo, ya en esta historia se anticipa esa necesidad de responder preguntas básicas por parte del autor, quien comienza con una de altura, ¿es cierto todo lo que nos han explicado? ¿son ciertas las teorías de nuestra evolución? Y él mismo se responde de una forma totalmente diferente a sus letras anteriores, pues el lenguaje de esta novela se aparta del convencional literario. No hay giros, apenas adornos, y los diálogos que mantienen los personajes son de lo más común posible, algo que supuso un esfuerzo aún mayor por parte del autor, ya que prima en todo momento el qué sobre el cómo.

En El informe Phaeton el señor Salvadó nos presenta una historia increíblemente creíble en el más amplio sentido de la palabra, una aventura que tambalea los convencimientos que nos han ido metiendo en las nuestras cabecitas desde el principio, y que nos sirve en su novela de ciencia ficción no ambientada en el futuro, sino en nuestro pasado remoto. Albert nos habla de una civilización poseedora de una tecnología puntera y capaz de dominar casi a voluntad las fuerzas de la naturaleza que existió una decena de miles de años atrás, y lo argumenta con datos, cifras, volúmenes, citas, estudios, textos antiguos, tradiciones orales, datos y datos de fácil comprobación, pues el mismo autor publica al final del libro una bibliografía exhaustiva que lo demuestra, y se ofrece además a rebatir si alguno de esos datos no es del todo cierto. Una amalgama de información que se mezcla en una trama con el único fin de obligarnos a pensar. ¿Es todo cómo nos lo han explicado, o pudo ser de otra forma?

Desde luego no es una novela al uso, nada parecido ni siquiera a lo que el mismo autor ha hecho en obras anteriores, pues creo que el señor Salvadó da en esta novela sus primeros pasos en un intento por despejar las mentes y sacudir las creencias íntimas.

Es una novela aconsejable, muy aconsejable, que nos hace pensar, bien escrita, entretenida, pero sobre todo, que nos pone frente a una nueva verdad que pudo ser tan cierta, como mínimo, como la que nos han explicado.

A mí me ha encantado.

RESUMEN DEL LIBRO (Editorial)

Un escritor de novela histórica y de cierta fama, trasunto del mismo autor, se ve envuelto en la minuciosa investigación sobre el pasado de la Humanidad gracias a la información que recibe de unos misteriosos personajes que le escogen a él para que acceda a todo este caudal de conocimientos secretos que él reúne bajo el título El informe Phaeton. Poco a poco el autor irá descubriendo que todo lo que sabemos sobre Historia Antigua se sustenta sobre falsas premisas. Según la información que adquiere, una civilización muy avanzada creció hasta límites insospechados cuando la Tierra estaba constituida por un solo continente llamado Pangea. Asimismo, lo que aún nos queda de leyendas mitológicas (todas por igual, la hindú, la egipcia, la grecorromana o la americana), como de creencias religiosas (básicamente la judeocristiana, las bíblicas, las del Antiguo Testamento y las de algún apócrifo como El libro de Enoc), son una y la misma cosa: el recuerdo de algo sucedido que jamás nadie se ha atrevido a imaginar: existió el diluvio universal, pero no fue culpa de Dios, sino del mismo hombre, que alcanzó tal grado de civilización que se atrevió a querer dominar la Luz Eterna, a controlar la rotación de la Tierra para gozar siempre de la luz del sol, fuente inagotable de energía, razón por la cual se produjo la destrucción total. Como en el mito de Phaeton. De esta civilización salen los mismos nombres que luego vemos en la tradición bíblica y mitológica y que fueron los protagonistas de la Historia: los ángeles (científicos en realidad), Lucifer (el rebelde que se opone al proyecto), Noé (que guarda el código genético de todas la especies de la Tierra en una nave previendo la destrucción total), etc. De esta herencia olvidada y como castigo para el futuro, al nuevo hombre nacido tras el diluvio se le modifica genéticamente y se le introduce el temor a Dios, con el que ha convivido hasta ahora.

El niño con el pijama de rayas, John Boyne


Me alejaré en el comentario de este libro de la línea propuesta por la editorial.


Como podréis leer al final del post, la editorial (con un excelente criterio comercial a juzar por los resultados) vende un suspense y un final que no deben ser desvelados. No lo haré yo tampoco, pero por motivos muy diferentes a los que se pueden extraer de la nota editorial.

No es en verdad necesario desvelar el final porque cualquier lector que haya leído más de dos artículos de periódico deportivo, o en su defecto un par de titulares, adivinará la prometida sorpresa.

Tampoco está en mi intención desmontar esta novela, ambientada en uno de los peores momentos de la historia del ser humano, pero sinceramente no sabría ni por dónde agarrarla. El recurso de deformar la realidad "adulta" a través de los ojos de un niño es un excelente motivo para interesarse por esta lectura, sin embargo la dificultad que entraña meterse en la piel de un infante desde el cuerpo de un tipo de treinta y largos o cuarenta años, es considerable, y creo que el autor no la ha resuelto bien.

El escenario no está bien definido, aunque no es necesario porque todo el mundo tiene en su memoria imágenes de la segunda guerra mundial, de los nazis, de cómo vestían, cómo hablaban, hasta que comían y a quién, así como de sus horribles campos de concentración, y eso se le puede perdonar al autor, e incluso agradecer, pero el mismo problema lo he encontrado en los personajes, difusos, más insinuados que reales (a excepción de la hermana del protagonista, sin importancia apenas en la historia y la mejor construida); y en la trama, de un previsible tal que desde la segunda página, en cuanto apareció el nombre del campo de concentración en cuestión, ya tenía el relato completo en mi cabeza.

Pero a mí lo que menos me ha gustado ha sido el personaje principal, un niño de nueve años que parece tener la cabeza de un pájaro de dos semanas. Para no tener, ni siquiera tiene la imaginación que se le supone a un niño. Quizá el autor debería haber rebajado la edad del personaje principal, eso hubiese hecho mucho más creíble toda la historia, pero hacernos pensar que un niño de esa edad no se entera absolutamente de nada de lo que ocurre a su alrededor es poco menos que un ejercicio de prestidigitación arriesgado. Y se le ha visto el truco.

Estoy de acuerdo en que los niños de hoy en dia son más espabilados que los de hace sesenta o setenta años, pero de ahí a ser gilipollas, con perdón, dista un largo camino.

Lo que podría haber sido el acercamiento a una desgracia como el holocausto desde una mirada ingenua, tan bien resuelta en la extraordinaria "la Vida es Bella", de Roberto Benigni, o en el terrible (por real) "Diario de Ana Frank", aqui se convierte en una mirada cándida, ignorante y que te produce un rechazo constante al personaje principal que parece en muchos momentos tonto de remate. No existen frases ni situaciones fuera de las más evidentes que bajo el velado cristal de la inocencia infantil sugieran al lector otras realidades mucho más profundas.

Es en resumen una novela de género ambientada en la Alemania nazi, en concreto en el interior de uno de sus peores engendros, y que a mí particularmente me ha dejado del todo frío, aburrido y con la sensación de haber perdido las horas que tardé en leerla.

Creo que el editor debería haber sido más sincero en su nota final y haber advertido que la novela deberían leerla los niños de menos de 13 años, aunque estoy convencido de que ni siquiera a ellos lograría sorprenderlos.


RESUMEN DEL LIBRO (Editorial)

Estimado lector, estimada lectora:

Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.

No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.

El editor.

Mil Cretins, Quim Monzó



Haig de reconèixer que la figura del Sr. Monzó mai m’havia semblat prou atraient com per agafar un dels seus llibres i entrar-hi a fons. La seva figura extravagant, amb aquest to de setciències irònic, d’home que passeja per la vida com si la pols del carrer no l’embrutés, em feia una mica de respecte.

Les seves aparicions a la televisió, potser per la meva edat llavors, amb el senyor Miquimoto tampoc em van ajudar gaire a sentir la necessitat d’apropar-me als seus escrits.

I una altre raó que em tenia apartat de la seva obra és la por que tinc a alguns escriptors de la nostra llengua (en la que jo per desgràcia meva no em puc contar) que agafen un aire de bons escriptors només perquè la comparació és inexistent. M’explicaré. En el mercat de la literatura acaben triomfant aquells escriptors, amb més o menys qualitat, que agraden a la gent, que en definitiva venen els seus llibres. Però en la nostra llengua això no és tant així, i moltes vegades, masses fins i tot, pel fet de fer servir el català ja agafen una volada “mediàtica” que no es correspon amb la venda i acceptació real dels seus llibres, per lo que es troben xurros infumables amb aureola de gran obra literària massa sovint.

Tot va canviar però quan vagi escoltar, des de la llunyania actual en la que em trobo, el discurs d’obertura de la corejada, bombonejada i oblidada Fira del Llibre de Fràncfurt. Per a mi va ser una troballa i una reconciliació personal amb la figura del senyor Monzó. Vaig decidir llavors comprar “El perquè de tot plegat” i tot seguit el “Mil Cretins”.

¿Què puc dir? M’ha semblat extraordinari. Un recull de contes tan fantàstics com lúcids, i meravellosament ben escrits. Hi ha centenars de comentaris sobre aquest llibre a Internet, molts redactats per entesos literaris, crítics, editors, i fins i tot altres autors. Per rés em vull posar al seu nivell. No és la meva intenció, i ni tan sols tinc la capacitat per fer-ho, però si que puc, i de fet ho faig, aconsellar-vos la seva lectura.

Es llegeix d’una passada, però es queda el seu gust al cervell i a les emocions durant molta més estona, com un bon plat d’espaguetti amb una mica que picant, que fins i tot després de fer el cafè i pair el menjar, continua revenint el record agre del bitxo a la boca.

Hi ha un parell de contes fantàstics, el del senyor Beneset, i el d’un home que segueix la decadència última dels seus pares al geriàtric, han estat els dos que més m’han agradat, però el nivell de contes és extraordinari i ara, mentre escric aquestes línies, em retorna el gust picant i em venen al cap el conte de l’escriptor que es veu molestat per un jove autor, la dona que vol trencar amb el passat del seu marit, el que mira per la finestra, en fi, tot el recull d’històries tan certes com absurdes i reials que hi ha al “Mil Cretins”.

Sense dubte, una obra digna de ser consumida, apte per tots els públics, i una demostració de domini del temps literari com poques vegades he vist.

Jo, contràriament a lo faig moltes vegades, no he llegit ni un sol full en “diagonal” i he estat incapaç de llegir-lo d’una tirada, deixant entre cada conte un període de dos o tres dies per mastegar la rotunditat de les seves paraules. Contes sense missatge i tan freds, durs, tallants i certs com un ganivet d’acer dels que venen els japonesos per la televisió.

Salut,

RESUM DEL LLIBRE (Editorial)

Mil cretins és el nou llibre de relats de Quim Monzó després d’El millor dels mons. En un nou pas endavant, Monzó passa comptes amb el dolor, la vellesa, la mort i l’amor. Valent i sense concessions, mira a la cara el difícil equilibri entre vida i misèria humana.

Conversación en la Catedral, Mario Vargas Llosa



Lo que más y mejor me marca después de leer cualquier libro es el estado de ánimo en que me deja.

Conversación en la Catedral, del maestro Vargas Llosa, me ha dejado una sensación de agobio y miseria que necesitaré varios días para sacarme de encima. Mientras lo leía muchos de mis amigos incluso creyeron que estaba enfadado con ellos o que tenía un grave problema personal que no me atrevía a compartir.

Nada de eso. Conversación en la Catedral nos muestra un mundo infame, miserable, en un entorno de igual miseria e infamia y a través de unos personajes todavía más desgraciados. Todo reconstruído con una trama y un hilo tan difícil de seguir al principio como extraordinario a medida que avanzas en él.

A la tercera línea de la primera página, el protagonista (o uno de ellos) se hace una reflexión en voz alta y se pregunta "¿Cuándo se jodió el Perú, cuándo nos jodimos nosotros?" y ese es hilo argumental de esta extraordinaria obra, la historia de como se jodió el Perú reciente.

Si alguno de vosotros ha estado en el Perú lo comprenderá inmediatamente. Era (en el artículo original lo escribí en presente, y muchos peruanos se sintieron aludidos) un país triste, oscuro, desvencijado, abandonado de la mano restauradora del hombre, e incluso de la divina de Dios, me atrevería a decir. Gentes que el silencio es su expresión cotidiana, y la sumisión su motivo de vida. Así era. (Para mis amigos peruanos, Lima, y algunas partes del Perú a su estela, ha cambiado en 10 años de una forma impresionante. Nada tiene que ver la Lima de 2010 con la Lima que yo conocí en 1998...)

Así son los personajes de Conversación en la Catedral, tristes, miserables, silenciosos, cargados de la desgracia genética de ser peruanos, víctimas y verdugos en cada uno de sus actos. Ni siquiera se permiten la verborrea del enamorado.

Técnicamente la obra es impecable. A mí me avergonzó saber que jamás podría llegar a construir algo así. Escrita a cuatro voces constantemente te obliga a permanecer en un estado de concentración total para poder seguir la historia. Conversación en la Catedral es una novela de una complejidad moral, literaria y argumental espectaculares. Sin recibir apenas datos directos de los personajes llegas a conocerlos a un nivel de profundidad que ya quisieras incluso para con tus propios amigos.

Sin duda, uno de las mejores novelas que han caído en mis manos.

Saludos,

RESUMEN DEL LIBRO (Editorial)

"Zavalita y el zambo Ambrosio conversan en La Catedral. Estamos en Perú, durante el «ochenio» dictatorial del general Manuel A. Odría. Unas cuantas cervezas y un río de palabras en libertad para responder a la palabra amordazada por la dictadura. Conversación en La Catedral no es, sin embargo, una novela histórica. Sus personajes, las historias que éstos cuentan, los fragmentos que van encajando, conforman la descripción minuciosa de un envilecimiento colectivo, el repaso de todos los caminos que hacen desembocar a un pueblo entero en la frustración. Conversación en La Catedral es algo más que un hito en el derrotero literario de Mario Vargas Llosa: es un punto de referencia insoslayable, un dato fijo en la historia de la literatura actual."