El hombre más buscado, John Le Carré


John Le Carré, uf, un gran maestro. Sin duda: el maestro

Mi primer acercamiento a la carrera del señor Le Carré fue con "El espía que surgió del frío", que por cierto me viene siempre a la memoria cuando escucho "Llueve en Berlín" de La Unión..., y después vino "La Casa Rusia". Para mí las dos mejores novelas de espías que he leído jamás.

Siguieron "El sastre de Panamá", "Nuestro Juego", "El honorable Colegial" y "El jardinero fiel". Todas me parecieron extraordinarias. Se nota que el señor Le Carré sabe de qué habla.

Lo mismo que en esta última novela, se palpa en cada página, en cada párrafo, en cada personaje, en la visión de la situación, en los funcionarios de diferentes nacionalidades que aparecen a lo largo de la novela, el conocimiento extremo del mundo de los servicios secretos por parte del autor. Es un maestro.

Sabe cómo son las bases, las oficinas, los coches, las vestimentas, y las prácticas de los oscuros servicios secretos. Y te deja participar de su sabiduría. Bravo por él.

Pero esta novela no me ha gustado.

La he encontrado lenta, predecible, demasiado evidente, todo lo contrario a sus mejores obras. El final de "El espía que surgió del frío" tuve que leerlo varias veces hasta que comprendí que el protagonista, Alec Leamas, había cambiado de bando. Lo mismo que "La Casa Rusia", extraordinaria, "a veces hay que pensar como un héroe para comportarse como un hombre decente", magnífica frase.

Sin embargo "El hombre más buscado" me ha parecido una descarga de bilis (absolutamente justificada en lo social y político, desde mi punto de vista) que ha trascendido por encima de la obra. Por ejemplo, en "El sastre de Panamá", el señor Le Carré ridiculiza a los servicios secretos americanos de una manera magistral, descargando su burla y aversión desde una obra genial. No ocurre lo mismo en "El hombre más buscado".

Para mí, una novela en la que se nos prepara durante demasiado tiempo para un final predecible, con personajes demasiado esterotipados (a excepción del banquero Brue) y con una narración lenta hasta el aburrimiento.

Sin embargo también es justo reconocer que por lo menos el señor Le Carré ha tenido las agallas de, en sus propias palabras:

"Estoy furioso en parte porque hay muy poca ira a mi alrededor al ver lo que se está haciendo a nuestra sociedad, supuestamente para protegerla. Nos han llevado a una guerra de manera fraudulenta, y nos han despojado de nuestras libertades civiles en medio de un ambiente de pánico. Nuestros abogados no se echan a las calles como ocurre en Pakistán. Nuestros parlamentarios se dejan engañar por sus propios expertos de la manipulación y terminan creyéndose su propia propaganda. Traemos a rastras a nuestro ministro de Asuntos Exteriores que se encuentra en una misión en Oriente Próximo para que pueda votar a favor de la ley que amplía la detención preventiva a 42 días. La gente me dice que soy un viejo furioso. Que se vayan a hacer puñetas. No hace falta ser viejo para que esas cosas te pongan furioso. Hemos sacrificado nuestra soberanía en favor de una supuesta "Relación Especial" que no tiene nada de especial salvo para nosotros mismos, y por eso precisamente quería explorar la cuestión de lo lejos que está dispuesta a ir Alemania a la hora de imitar nuestros errores.
Pero eso no deja de ser palabrería, a menos que el argumento y los personajes cojan al toro por los cuernos, que es lo que hacen en este libro. Y me encanta justo por eso."

En mi humilde punto de vista ni los personajes, ni el toro, ni los cuernos, están a la altura de la prosa de otras novelas del autor, así que esperaré con ansias contenidas la próxima entrega de este inglés brillante que tuvo la decencia de dejar de espiar para contarnos como lo hacen otros.

Resumen del libro (editorial)

Si buscas una gran novela, solo tienes que encontrar a un hombre: John le Carré.El gran Le Carré, más radical que nunca, vuelve con una novela sobre el terrorismo y la conculcación de las libertades. Su protagonista, Issa, nacido de la relación entre una chechena y un oficial ruso a quien aborrece, ha logrado huir de una cárcel turca y ahora se encuentra en Hamburgo. Cuenta con la ayuda de una joven abogada y de un banquero para poder cobrar la herencia de su padre y destinarla a distintas ONG islámicas, pero los servicios secretos alemanes sospechan que sus intenciones son muy distintas…Una obra de candente actualidad que denuncia los peligros de la actitud discriminatoria de Occidente hacia la comunidad islámica, y su total ineptitud para combatir el terrorismo. Una historia de amores profundos pero imposibles.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.