Pandora en el Congo, Albert Sánchez Piñol



Reconozco que se me ha hecho extraño leer a este autor traducido al español, y que en muchos de los pasajes de la obra incluso me parecía estar leyendo en catalán, influenciado sobre todo por su primera novela, "La pell freda", pero también he de reconocer que, si bien no me ha sorprendido como la primera, me ha entretenido mucho y muy bien.

Crea el autor una novela de aventuras típica, amor entre una nativa y un explorador blanco, dificultades en el camino, portadores asustadizos, trato de colonialismo inglés hacia los esclavos, salacofs y bermudas, abusos, Winchester, animales salvajes, vegetación exhuberante, y un gran tesoro al final del camino que origina la ambición de los exploradores. Los ingredientes que cualquiera espera encontrar en una novela o película de aventuras en África.

Sin embargo nada de lo que parece, es. Desde la primera a la última página del libro. Ni el narrador es normal, ya que es el negro del negro del negro de un autor mediocre de renombre, ni el protagonista es guapo y esbelto, ni la nativa una negra hermosa, ni siquiera el lugar importante es la selva..., esa es la gran apuesta del autor, crear sobre un género clásico una novela absolutamente diferente, y lo consigue.

Una gran historia de amor imposible entre un gitano y una hembra de una raza desconocida que aparece del centro de la tierra, Amgam se llama ella, anagrama de Magma, entre un macro juicio, la segunda guerra mundial y una expedición histriónica a la selva más profunda.

Sólo tiene similitud con su primera novela en la matanza continuada de seres extraños por parte de los humanos, y nada más. Un toque de humor continuo, y giros constantes sobre la misma historia, es lo que hacen que este libro no sea un tostón incomible, sino una novela que se lee con rapidez, con una media sonrisa en la boca, y con la tensión de ver una película de Indiana Jones en vivo.

No en vano el señor Piñol es el autor más traducido de nuestro país, y eso es gracias a su prosa rápida, alegre, e intensa.

Sin duda una novela muy entretenida, que no va mucho más allá de eso, aunque hay momentos en que la crudeza de la situación te duele como mirarte al espejo, pero que su función la cubre muy bien y marca con un notable alto la segunda novela de su trilogía de seres extraños. Por cierto, si en "La pell freda" los seres extraños vienen del mar, en "Pandora en el Congo" del centro de la tierra, supongo que en su tercera novela los invasores vendran del espacio. Un nuevo reto reescribir sobre "marcianos" y hacernos interesar por ellos.

Resumen del libro (editorial)

Londres 1914. Thomas Thomson se gana la vida como negro de un famoso autor de novelas baratas. Un día recibe, a través de un abogado, el encargo más extraño de su vida: escribir la historia de Marcus Garvey, un hombre sobre el que pende una condena de muerte por el asesinato, en el corazón de África, de los dos hijos del duque de Craver.
Garvey le cuenta un relato turbador: el de su expedición al Congo en compañía de los jóvenes aristócrtas, fruto podrido de la clase alta británica, en busca de oro y diamantes. Pero lo que se encuentran en una selva infinita y alejada de toda civilización es la entrada a un mundo subterráneo, tan fascinante como aterrador. La historia de Marcus Garvey se introduce en la vida de Thomson y termina por obsesionarlo hasta el punto de enamorarse de la misma y enigmática Amgam con la que Garvet vivió una pasión inolvidable en el corazón de la selva.

1 comentari:

  1. Este libro se quedó grabado en mi memoria. Todavía recuerdo ese final que me dejó con el corazón en un puño. "Pandora en el Congo" muestra la mente del escritor, el poder disuasorio de la misma y cómo llega a ser incluso un don que puede jugar en contra del que lo posee. Yo, también escritor, se valorar la grandeza de esta novela, que sobrepasa con creces a "La piel fría". Y, Dios mío, cómo me reí con esa tortuga sin caparazón entrometida. Cuando un libro se ama hasta el punto hacer tambalearse todas tus creencias, si además es capaz de romperte el corazón, es porque, sin duda, es una buena obra. Guardo esa primera edición firmada por el mismísimo Albert como si de un tesoro se tratara.

    ResponElimina

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.