El símbolo perdido, Dan Brown

Tenía muchas, muchas dudas sobre si debía o no comprarlo, si debía o no tener ganas de leerlo, y si quería "caer en las redes de la industria" editorial.

¡Cuánta tontería!

Entré en una librería de Buenos Aires, lo vi, lo toqué, lo sentí, lo compré y, en menos de ocho horas, lo devoré. De la primera a la última página, con hambre, con envidia, con tensión, con un disfrute máximo. Los mejores 89 pesos gastados de todo el año. Eso sí, no conseguí disfrutar hasta que Robert Langdon dejó de tener la cara de Tom Hanks (y después la de Nicolas Cage con pelucón). ¡Qué daño le hace el cine a la imaginación!

Debo reconocer que hoy ya no sé si los masones veneran la cruz, se beben la sangre de un mono con la cola pelirroja en el caliz de un vecino de Cristo, o pertenecen al sindicato del metal, de verdad. La cantidad de datos que aporta el señor Brown en la novela me mareó por completo, pero es parte del atractivo de su escritura.

La parte, desde mi punto de vista, peor de El Símbolo perdido es que en lo que basa su historia no me interesaba, ni me interesa, en absoluto. No me atraen para nada los masones, y toda la novela está basada en ellos. Ahora bien, también me importaba un pimiento el Arca de la Alianza, y disfruté de la película de Indiana Jones como un bebé con un biberón de coñac.

No tengo ni idea de si lo que explica es cierto, o no, pero tampoco me interesa lo más mínimo, como no me interesó si Jesús de Nazaret tenía hijos, o si existía la antimateria. La novela es excelente, es rápida, tiene acción en cada una de sus páginas, los personajes son tan creíbles como arquetípicos y exagerados. En resumen, un trhiller extraordinario que ojalá fuera yo capaz de escribir con un diez por ciento de su tensión.

No está al nivel de Ángeles y Demonios, o del Código Da Vinci, pero desde luego no me ha decepcionado en absoluto, al contrario, lo he disfrutado durante cada una de las pocas horas que tardé en leerlo.

En esta novela el señor Brown se situa en la capital de los EEUU, y su protagonista, Indiana Jones con chaqueta de Tweed, como él mismo ha reconocido en alguna entrevista, se encarga de descubrir, sin ser un iniciado, todos los secretos, rituales, ilusiones, esperanzas, etc., de los masones. En algunas partes parece que sea un publirreportaje al estilo de "Vicky, Cristina, Barcelona", pero pagado por los masones en lugar de por el Ayuntamiento de Barcelona. No sé si se habrá cansado de pelear contra monstruos del tipo Opus Dei...

Pero eso no es óbice para que la novela sea magnífica.

Sé que muchos de los que os acercáis a este blog no coincidiréis con mi análisis, pero quisiera preguntaros si os habéis acercado a la novela con los prejuicios que yo tenía, o bien lo habéis hecho con la bolsa de palomitas, una coca-cola fría, y las ganas de disfrutar de una gran aventura. Porque ahí está la clave de que te guste, o no, la obra de Dan Brown. Su prosa es correcta, pero evidentemente no es García Márquez, ahora bien, ¿hay que machacarlo como he visto en otros foros sólo porque vende a las masas?, yo creo que no.

Repito, una novela que me ha vuelto a poner en contacto con Robert Langdon, y sólo por eso vale la pena leerla.

Intenta el autor además en esta novela infundir un poco de esperanza a la gente, y su mensaje es positivo, al más puro estilo de la New Age, aunque basado en datos y referencias históricas impresionantes.

No puedo decir más, me ha encantado como me gusta ver jugar al Barcelona, como disfruto de una buena canción de rock de mis años mozos, o como gozo viendo películas de la Momia y de Indiana Jones.

Resumen del libro (editorial)

¿Existe un secreto tan poderoso que, de salir a la luz, sea capaz de cambiar el mundo? Washington. El experto en simbología Robert Langdon es convocado inesperadamente por Peter Solomon, masón, filántropo y su antiguo mentor, para dar una conferencia en el Capitolio. Pero el secuestro de Peter y el hallazgo de una mano tatuada con cinco enigmáticos símbolos cambian drásticamente el curso de los acontecimientos. Atrapado entre las exigencias de una mente perturbada y la investigación oficial, Langdon se ve inmerso en un mundo clandestino de secretos masónicos, historia oculta y escenarios nunca antes vistos, que parecen arrastrarlo hacia una sencilla pero inconcebible verdad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.