After Dark, Haruki Murakami


Se ha convertido ya en uno de mis autores favoritos, por lo menos en estos momentos.

La tercera obra del señor Murakami que cae en mis manos en poco tiempo y, para mí, la más floja de las tres.

En esta novela, de temática post adolescente traumatizada en lo que parece ser el mejor caldo en que se mueve, nos presenta la vida de una adolescente, Mari, que sin razón alguna (aparentemente) decide pasar la noche fuera de casa leyendo en un café de veinticuatro horas.

Allí la reconoce un amigo de su hermana, Eri, y entabla una conversación que da el pistoletazo de salida a la trama de la historia. Toda ella transcurre en las horas de madrugada, con reloj y todo, lo que hace de la novela un excelente relato para las horas de insomnio pues toda la literatura desplegada baila en esas horas extrañas, que no pertenecen ni al día ni a la noche, y en que las barreras de lo correcto e incorrecto se difuminan en una línea inconexa de difícil explicación al volver la luz del sol.

Mari, hermana acomplejada por la extraordinaria belleza de Eri, no comprende muy bien su entorno, no se ha desarrollado todavía como adulta, y las debilidades e incertezas de la post adolescencia la acongojan y la asolan hasta el punto de decidir no dormir toda una noche, abatida por un extraño sentimiento de culpa.

No quisiera desvelar mucho de la trama, ya que al ser una obra tan corta (248 páginas) cualquier insinuación le restaría el poco interés de la novela, huérfana de acción, personajes ricos como en sus novelas anteriores, ni reflexiones sobre las que pensar seriamente.

Sí vuelve de nuevo sobre el sentimiento de culpa e inadaptación de los adolescentes japoneses y sobre la atracción de la noche, los neones, la "fauna" noctura, nos moteles por horas, pero sobre todo al sentimiento de soledad que parecen sufrir la mayoría de los personajes del señor Murakami.

Con un telón musical extenso, apto para melómanos (yo no lo soy mucho), Mari va conociendo diferentes lugares nocturnos, y diferentes personajes, adolescentes como ella, y jóvenes que le demuestran lo dura que puede llegar a ser la vida. Acoso sexual, violencia de género, persecución, prostitución, y toda la fanfarria de las noches de cualquier ciudad moderna y super poblada.

Paralela a la historia principal de Mari corre otra absolutamente extraña, inconcebible en cualquier paisaje que no fuera la más profunda madrugada, y que, si soy sincero, me salté en muchas páginas.

Una obra corta, de mucha menos intesidad que las otras que he leído del autor, pero recomendable a fin de cuentas porque, bajo mi punto de vista, son más preciadas unas gotas frías de Cripta que un vaso completo de champán malo.

Resumen del libro, editorial

Cerca ya de medianoche, Mari, sentada sola a lamesa de un restaurante, se toma un café, fuma ylee. Un joven la interrumpe: es Takahashi, un músicoal que ha visto una única vez, en una cita de su hermanaEri, modelo profesional. Ésta, mientras tanto,duerme en su habitación, sumida en un sueño profundo,"demasiado perfecto, demasiado puro". Mari haperdido el último tren de vuelta a casa y piensa pasarsela noche leyendo en el restaurante; Takahashi se vaa ensayar con su grupo, pero promete regresar antesdel alba. Mari sufre una segunda interrupción: Kaoru,la encargada de un "hotel por horas", solicita su ayuda.Mari habla chino y una prostituta de esa nacionalidadha sido brutalmente agredida por un cliente. Danlas doce. En la habitación donde Eri sigue sumida enuna dulce inconsciencia, el televisor cobra vida y pocoa poco empieza a distinguirse en la pantalla una imagenturbadora: una amplia sala amueblada con una únicasilla en la que está sentado un hombre vestido denegro. Lo más inquietante es que el televisor no está enchufado...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.