Aurora Boreal, Asa Larsson


Después de haber leído todas las etiquetas que lleva el libro impresas en cada centímetro cuadrado libre del lomo, contra tapa, tapa y contraportada, "Los libros de Asa Larsson son pequeños milagros", empiezo a preguntarme si me he vuelto tonto de repente, demasiado exigente, o es que la industria editorial, con tal de aprovechar una veta, son capaces de decir cualquier barbaridad para vender un libro.

No es que Aurora Boreal me haya parecido un mal libro, la verdad, pero para ser "La nueva reina de la novela negra escandinava", pues la palabra que más se acerca a lo que he sentido es decepción.

La novela, negra, ha de tener un componente de misterio que mantenga al lector intrigado hasta casi el final de la historia, cuando todo se clarifica. Ya sea en un sentido justiciero de encontrar y castigar a los culpables, o más canallesco de impunidad para los "malos", pero sea como sea, la trama ha de esconder el secreto lo máximo posible. En esta novela sabía quiénes eran los culpables desde la primera página en que se describe a los personajes. Bueno, desde la primera página no, pero desde la segunda sí.

Una novela aburrida, previsible, más cercana a un boceto de historia que a una historia real. Desde mi punto de vista escrita con prisas por acabar y vender aprovechando el tirón de la trilogía de Stieg Larsson.

Lo mejor de toda la novela es el primer capítulo, en el que, como en muchas novelas negras, se produce un asesinato brutal, por desgracia a partir de ahí, paja, paja, y más paja, y lo peor, previsible, con personajes poco trabajados, quizá el personaje principal de Rebecka se salve un poco, y los paisajes, que para alguien externo a la noche perpetua nórdica, pues también tienen su encanto, pero más allá de esto, una novela absolutamente aburrida y predecible.

Resumen del libro (editorial)

El cuerpo de Victor Strandgard, el predicador más famoso de Suecia, yace mutilado en una remota iglesia en Kiruna, una ciudad del norte sumergida en la eterna noche polar. La herman de la víctima ha encontrado el cadáver, y la sospecha se cierne sobre ella. Desesperada, pide ayuda a su amiga de infancia, la abogada Rebecka Martinsson, que actualmente vive en Estocolmo y que regresa a su ciudad natal dispuesta a averiguar quién es el verdadero culpable. Durante la investigación sólo cuenta con la complicidad de Anna-Maria Mella, una inteligente y peculiar policía embarazada. En Kiruna mucha gente parece tener algo que ocultar, y la nieve no tardará en teñirse de sangre.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.