El tiempo entre costuras, María Dueñas


Deliciosa, como una mouse. Una delicada mouse con aroma de fresa sobre un hojaldre de miseria, tristeza, espanto, abusos, muerte y terror.

Reconozco que el título de la novela no me atraía demasiado al principio, tenía la sensación de que me encontraría con una novela que hablaría de las miserias de alguna familia durante la guerra, o la postguerra, o incluso algo peor, historias sensibleras de un grupo de mujeres que cosían para ganarse la vida. Sin embargo una gran amiga lectora me habló de la novela en términos que me dejaron pensando, hasta que hace unos días la adquirí para mi Kindle. 

Menos mal que lo hice.

La novela de la sra. María Dueñas no tiene nada ni de sensiblera, ni es una historia para mujeres, ni se acerca en nada a los estereotipos que yo me había creado basándome en la portada y el título de la novela.

Sí es cierto que la historia transcurre en los años de la guerra y la represión posterior, y que su protagonista es una mujer que cose, de ahí su título evidente, pero la historia es de una riqueza que me ha encantado. No sé si queda algún matiz más por sacar de la guerra, no sé si la literatura de las distintas naciones que vivieron la guerra civil  se ha dejado algún personaje, algún dato del que no se haya hablado ya, pero la sra. Dueñas ha conseguido crear una historia nueva en un tema tan manido como la guerra.

El personaje principal, Sira Quiroga, una modesta modista madrileña se encuentra exiliada en Marruecos durante la guerra civil, pero no por ideales políticos, sino por una traición de amor, primer punto a favor de la novela, y a partir de ahí nace la historia, cuyo transcurso se apoya en las circunstancias del momento, pero sin llegar al cansancio que este tema provoca, o que por lo menos me provoca a mí.

Narrada con una prosa deliciosa, siempre bajo el punto de vista de Sira, y en primera persona, se nos acerca a la protagonista y nos hace entender sus reacciones, sus opiniones, solidarizarnos con ella y ver todo su entorno desde los ojos que ha querido que tenga su autora. Para mí, otro acierto más.

Otro gran mérito de esta novela es la rigurosidad histórica, con lo que de rigurosidad se nos puede pedir a los escritores de novelas, pero la señora Dueñas se ha esforzado de verdad, se ha documentado a lo grande (como podéis ver al final del post). La documentación exahustiva a veces produce un efecto "enciclopedia" en las novelas, pero no es así en este caso. Aquí la documentación provee un halo de seguridad a la historia que se agradece en cada página.

Dura, tierna, sincera, amistosa y violenta, El tiempo entre costuras me ha encantado. El relato de la contratación de una antigua cosedora en el Madrid más duro de la postguerra me dejó en estado de shock, señal de que estaba tan metido en la historia que lo viví con esa intensidad.

También para alguien de mi generación, la primera de la democracia española, leer estas historia ha sido remontarse a las conversaciones veladas en las noches de los fines de semana en que las abuelas comentaban cosas de aquella época, las penurias de los años cuarenta, de las dificultades infinitas que tuvieron que pasar, de cómo varias generaciones completas perdieron la infancia, juventud, madurez y vejez a causa de una locura colectiva en la que jamás se habrían metido por iniciativa propia.

Un tiempo en el que algunas afortunadas pudieron pasarlo entre costuras en lugar de pasarlo entre mierda, como la mayoría vencida tuvo que hacer.  

Resumen del libro (editorial)

La joven modista Sira Quiroga abandona Madrid en los meses convulsos previos al alzamiento arrastrada por el amor des­ bocado hacia un hombre a quien apenas conoce. Juntos se instalan en Tánger, una ciudad mundana, exótica y vibrante en la que todo lo impensable puede hacerse realidad. Incluso la traición y el abandono de la persona en quien ha depositado toda su confianza. El tiempo entre costuras es una aventu­ ra apasionante en la que los talleres de alta costura, el glamur de los grandes hoteles, las conspiraciones políticas y las oscuras misiones de los servicios secre­ tos se funden con la lealtad hacia aque­ llos a quienes queremos y con el poder irrefrenable del amor.
Una novela femenina que tiene todos los ingredientes del género: el creci­ miento personal de una mujer, una historia de amor que recuerda a Casablanca… Nos acerca a la época colonial espa­ ñola. Varios críticos literarios han destacado el hecho de que mientras en Francia o en Gran Bretaña existía una gran tradición de literatura colo­ nial (Malraux, Foster, Kippling...), en España apenas se ha sacado prove­ cho de la aventura africana. Un home­ naje a los hombres y mujeres que vivieron allí. Además la autora nos aproxima a un personaje real desconocido para el gran público: Juan Luis Beigbeder, el primer ministro de Exteriores del gobierno de Franco.

3 comentaris:

  1. La leí hace algún tiempo y me encantó.
    Buena reseña!
    Besos

    ResponElimina
  2. Gracias Sara por pasarte por aquí y dejar tu comentario.

    Me alegro que te gustara, y compartas, la reseña.

    Saludos,

    ResponElimina
  3. "Dura, tierna, sincera, amistosa y violenta" sólo con esto que comentas ya es imposible negarse a la lectura de este libro. No sé porqué razón no me acababa de convencer este libro, aunque no he leído nada de María Dueñas, pero tu entusiasmo es contagioso ;)

    Un saludo!

    ResponElimina

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.