La metamorfosis, Franz Kafka


¡Cuántas preguntas me han quedado tras leer esta maravilla de obra! ¿Qué día se convirtió Gregor Samsa en un horrible insecto?  ¿Cuándo lo imité yo? ¿Todos llevamos ese insecto monstruoso en nuestro interior, o solo algunos? 

He de reconocer, antes de seguir con el artículo, que nunca había leído La metamorfosis, de Franz Kafka. Siempre pensé, no sé por qué, que sería un libro pesado, de esos escritos en prosa adornada, espesa y difícil de leer. Culta y excelsa, por supuesto, pero de la que produce bostezos de aburrimiento tipo boca de metro. Quizá imaginé, por tanta mención a su obra, que el tal Kafka era un paliza de esos que redondean las ideas y las estiran para volverlas a redondear y volverlas a estirar hasta marear al lector en un intento extremo por expresar el último matiz de una idea, cual pizzero con su masa de harina dando vueltas y vueltas, espolvoreándola y agitándola, aplastándola y amasándola una y otra, y otra vez. Esa era mi imagen mental de la obra del señor Kafka. ¡Qué idiota! 

La metamorfosis es un cuento, un libro corto, que nadie debería perderse. De una prosa ágil, escrito con maestría, divertido por momentos, duro, muy, muy duro en la esencia y en el resultado que deja al lector, pero extremadamente sencillo en su exposición literaria. Una historia magnífica de la que ahora comprendo que se hayan escrito cientos de miles de páginas a su alrededor. Esas páginas y esos estudios quizá sí son pesados, este artículo lo es, pero no la obra de Franz Kafka.

Dicho esto, y aún sin haberla leído, todos tenemos una idea de lo que es La metamorfosis. Un tipo que se convierte en un insecto, una historia tipo The fly pensaba yo en mi ignorancia, pero no solo es esto, ni una historia gore o asquerosa de babas o insectos aplastados, el señor Kafka plantea otras cuestiones muy diferentes en su cuento, ¿quién es ese tipo, dónde vive, con quién vive, qué hacía, qué hace al convertirse, cómo lo toma, cómo se vive como insecto?, 

El protagonista es un representante, un viajante como se decía antaño, que vive con sus padres mayores y una hermana, y cuyo humilde sueldo mantiene a toda la familia, además de una posición social respetable, amigos, reputación, e incluso la propia casa en la que viven. Toda una vida que se viene abajo por la desgracia que acontece a Gregor Samsa, quien pierde su trabajo y con él los menguos ingresos y el cariño de su familia. Es brutal ver las reacciones del entorno de Gregor cuando éste se convierte en un monstruo. Cómo su familia le reconoce el esfuerzo que hizo por ellos, pero al mismo tiempo les repugna, avergüenza y desean su desaparición. En un ejercicio en el que el lector inmediatamente cambia la metamorfosis de Gregor en insecto por algo más “normal”, tipo drogas, alcohol, alguna diferencia física, incapacidad mental, o cualquier circunstancia que nos convirtiera en ese monstruo, nos hace poner en su piel, conscientes de que podríamos ser cualquiera de nosotros, o de nuestros allegados más cercanos. Pero también, por pura cuestión de empatía, comprendemos a la perfección la reacción de la familia ante tal engendro.

Supongo que cada lector de La metamorfosis se identificará con alguno de sus personajes, de los pocos que aparecen, de hecho. Puede que con el padre, en quien descansa la autoridad familiar y la opción última de decidir qué hacer con el insecto que fue su hijo, y a quien quisiera amar a pesar de la extrema repugnancia y vergüenza que le representa su estado, o la madre, dolorida, sollozante, afligida y cuyo papel es el de mártir de la obra; el de la hermana, la única que se atreve a tratar a Gregor por la cercanía y la complicidad que unía a ambos, y que es quien asume el compromiso de mantenerlo con vida a toda costa, o el propio Gregor Samsa, que sufre la carga mayor de daño recluido en su habitación, al comprender que se ha convertido en un ser asqueroso a quien nadie quiere y todos temen, y que aún así intenta seguir siendo persona mientras a su alrededor la vida humana desaparece como desaparecen sus enseres, sus muebles, sus sentidos, su relación con los otros humanos, con su familia, y como contra punto la consciencia de su monstruosidad, de la imposibilidad de remedio y de su aislamiento cada vez son más evidentes y dolorosos.

Kafka, en apenas cuarenta páginas, nos califica, nos detalla, nos examina ante la posible metamorfosis de una persona querida, honrada y respetada en un monstruo espantoso. Y lo hace con tanta sabiduría que asusta más, mucho más, incluso que ese imaginario monstruo.

La metamorfosis es una historia de sufrimiento, de demostración de la fragilidad humana y de sus relaciones, claustrofóbica y triste, pero sobre todo me ha parecido que era un espejo, un terrible espejo en el que al asomarme he creído ver a Gregor.

Resumen del libro (editorial)

Una mañana, al despertar, Gregor Samsa descubre que se ha convertido en un enorme insecto. Esta obra es muestra representativa del estilo lúcido e irónico de Kafka, que mezcla con naturalidad realidad y fantasía, y nos sumerge en un clima claustrofóbico, fantasmal y dramático.

Pulsa para escuchar el artículo

Els Onze, Pierre Michon


No tinc capacitat intel•lectual per gaudir d’aquesta novel•la.

Fa temps vaig llegir “Vidas minúsculas”, del mateix autor, i en aquella ocasió m’avorrí com una ostra. Vaig pensar que potser havia escollit malament, o que no havia estat el millor moment per acostar-me’n a un autor del que diuen és una de les millors plomes europees. Així doncs, vaig pensar que seria bo tornar a provar amb Els Onze, un llibre curt, de poc més de cent pàgines, que encara que fos espès com el guix, la meva capacitat lectora se’n sortiria.

Bé, sí que me n’he sortit, si contem com a èxit l’haver arribat al final. Cert és que no puc dir que l’hagi llegit d’una tirada, perquè el llibre és de lectura pausada, car sí ha estat prou més fluida que l’altra novel•la d’aquest autor.

Els Onze és una novel•la curta, com deia, dedicada a la vida d’un pintor, en François-Élie Corentin, i de la seva obra magna, Els Onze, un quadre amb els onze homes que formaven part del Comitè de la Salut Pública en el període de la història francesa conegut com el Terror. Fins aquí bé, res a dir, un moment històric d’una potència evident, amb personatges històrics del gruix den Robespierre, o Collot, i que conformen el marc d’una novel•la que promet ser molt interessant.

Així doncs, ens trobem amb una novel•la històrica, que no té lligams amb l’actualitat tret de les referències a possibles visitants del museu del Louvre que l’autor no data en cap moment concret, i que passa a la França immersa en plena Revolució, abans de l’ajusticiament den Robespierre i prou anterior a l’arribada de Napoleó al govern. Però la novel•la no tracta d’això, no parla d’aquests personatges, no explica res del que va passar, tot aquest escenari històric és pel lector com la flaire d’una cuina que deixa intuir el que es cou a les seves olles, però sense que ningú vegi realment als cuiners, ni les viandes, ni tan sols a les mateixes olles. La història que descriu en Pierre Michon va de frustracions, de persones mancades d’amor, d’avars, de desgraciats que es creien algú important, de llemosins, de bellesa i misèria, de salvadors convertits en tirans, i de que Déu és un ca. 

De fet tota la novel•la és una gran frustració, una gran mentida barrejada de realitat que obliga al lector a consultar contínuament la “wiquipèdia” per veure si treu pistes d’aquest François-Élie Corentin, o dels quatre metres d’alçada i tres de llargària que fa el llenç de la seva obra mestra, allà a on va pintar en Robespierre, Billaud, Carnot, Prieur, Prieur, Couthon, Robespierre, Collot, Barère, Lindet, Saint-Just y Saint-André, i dels que arriba un moment que no estàs segur de quins són de veritat, i quins pertanyen només a l’imaginari de l’autor.

Hauria necessitat molt més intel•lecte, més preparació, més erudició, més coneixement de la meva llengua, de la història de França i de la història de l’art per haver copsat i gaudit una mica d’aquesta obra, fins i tot per saber discernir què és ficció i què realitat. No és falsa modèstia, realment sento que el senyor Michon ha escrit una novel•la en la que ha invertit disset anys i que el resultat que ha obtingut no és per a tothom. No és a l’abast de gent poc preparada com jo. Ha escrit en una freqüència cultural molt per sobre de la meva capacitat. Malgrat això, us puc dir que els trossos més planers els he gaudit tot el que he pogut. Amb paràgrafs llargs, fins i tot de varies pàgines, amb frases subordinades, referències continues a altres situacions, a personatges i moments històrics que l’autor dona per fet que el lector coneix, ha fet d’aquesta novel•la el contrapunt perfecte, l’antònim per excel•lència,  la frontera llunyana a la que mai arribaré (potser tampoc no en tindré ganes de fer-ho) de la meva capacitat com a escriptor.

Us en vull deixar un paràgraf dels més “senzills” i que més em va agradar. Parla sobre els obrers que recullen llot d’un riu per mantenir obert un canal fluvial, mentre la mare i el jove pintor, els miren des de dalt d’un promontori:

"Baixeu en esperit dins el llot, senyor. ¿Sentiu com llisca entre els dits dels peus? Car no porteu els esclops per fer aquesta feina, els heu deixat apilats a la riba amb els altres per calçar els bernats pescaires, si mai els bernats pescaires necessitessin calçat. Això suposant que en tingueu d’esclops, que ja és una conjectura improbable, car allà on sou fins i tot els esclops són una riquesa, un bé.
Poseu-vos bé al cap quina és l’esperança que té un avida que consisteix a recollir llot dins un cove, a buidar-lo dins el carretó i tornar a començar dia rere dia fins al vespre un treball d’aquesta mena, amb l’únic consol d’esperar un pa negre, un pa de plom, i després un son de plom per fer-lo passar, i el diumenge la merla de plom.
El consol, també, de grapejar durant els mesos negres al Llemosí un amena de cosa que es pot anomenar dona per cortesia, però que només evoca una dona després d’una operació metafòrica complicada. ¿Ja hi sou? ¿Ja us hi trobeu enfonsat fins al coll dins la carpa passada? Carretegeu. Recolliu la terra morta amb els peixos morts a dins. Mengeu-vos-en un si us ve de gust, és vostre, de les gavines i de les gralles. Mengeu-vos-el. I ara, alceu el cap. Vegeu allà dalt, a dos passos, el vestit d’or, i més amunt del vestit una mirada aturada damunt vostre. I sota el vestit d’or, amb més fulgor, vegeu el cos nu de la bella dama. ¿Sentiu dins les vostres calces l’emoció immediata, divina, intensa, única? Imagineu-vos encara això altre: per bé que sigueu un llemosí, teniu vint anys i la bellesa d’un déu, i als braços el vigor que us ha permès de respirar dia rere dia entre els núvols de mosquits la sentor de carga passada sense morir-ne, com han mort la meitat dels vostres congèneres d’una caiguda de l’escala, ofegats dins el fang, colpits per la febre, com tampoc no vàreu morir de petit, als tres anys dins el pou, als vuit sota el carretó, als quinze d’una ganivetada, com varen morir els vostres deu germans i germanes. Sentiu el vostre vigor, la vostra bellesa, la ostra sort d’una manera o altra. Car passa això: la bella dama privada d’home des de fa temps us mira amb la confessió a la mirada que sent dins les faldilles l’emoció que sentiu dins les vostres calces. Però de sobte ella mira cap a un altre lloc i ja no us tornarà a mirar, perquè la llei és d’acer i el Pare Universal vetlla, i perquè Déu és un ca. I si Déu és un ca, potser teniu llicència de ser vós mateix un ca a la seva imatge, d’enfilar-vos pel talús, de llançar terra, de forçar i posseir, de muntar sense miraments tal com ho fan els cans. I l’infant que us observa (però això no teniu temps de notar-ho), l’infant que ho ha vist tot al capdavall, desitja apassionadament que us enfileu pel talús i que disposeu de sa mare sota els seus ulls. I és el que més tem al món."

Brutal, ¿oi?. Només aquest paràgraf fa que maleeixi no haver estudiat en la meva llengua, no saber-ne més, no conèixer més vocabulari del que s’aprèn mirant la televisió, llegint best-sellers traduïts o escoltant la ràdio. Aprofito aquí per felicitar al traductor, el senyor David Ilig, que ha fet una feina extraordinària permetent que l’obra den Pierre Michon quedi com el cos de la bella dama, damunt d’un talús al que no tenen accés més que els escollits, car ja se sap, Déu és un ca.

Punxa per escoltar l'àudio

Resum del llibre (editorial)

Una pinzellada que passa de la llum a la negror uneix els universos pictòrics de Tiepolo i David: és la biografia de François-Élie Corentin, el “Tiepolo del Terror”, nét d’hugonot analfabet, fill de poeta fracassat, criat per dues dones desesperades d’amor i autor sobretot d’Els Onze, el quadre més tenebrós i més famós del Louvre. Una muralla immensa d’onze homes, els membres del Comitè de Salut Pública, immortalitzats sobre el llenç en una il•lusòria “cena revolucionària” mentre els éssers humans, víctimes i botxins, són lliurats als monstres carnissers de la Història.
Precisament perquè la Història és un pur terror i el terror ens atrau com un imant, calia enfilar-se, gràcies a la literatura, al capdamunt d’aquest cim, sentir-hi l’alè i la puixança de les forces alliberades que s’emparen del món. Això és el que Pierre Michon escriu en Els Onze, “el quadre tan improbable que res no feia pensar que pogués existir, que no hauria hagut, que hauria perfectament pogut no existir.
Els Onze ha estat guardonat amb el Grand prix du roman de l'Académie française.

Falsos Dioses, Peter Joseph


Trepidante, sin duda esta es la palabra que define a la novela del señor Joseph. El lector debe aprovisionarse de agua, alimentos, e incluso una sonda, porque la novela no da tregua.

Al estilo de los thrillers de acción, con una mezcla de novela negra y película de guerra de los años ochenta, el autor nos presenta continuos planos de narración armados con diferentes personajes, en diferentes situaciones, todas de riesgo, y los deja, como en las buenas series de villanos de los años cuarenta, con la heroína atada a la vía del tren y el expreso piafando a pocos metros en las últimas líneas de cada capítulo, lo que genera en el lector una agonía y una necesidad de seguir leyendo que hacía tiempo que no sentía.

Falsos dioses es una novela ambientada entre la Alemania nazi y la Francia ocupada, en plena segunda guerra mundial, y a poco de que se empezaran a ver las vergüenzas de la propaganda nazi por parte de los propios alemanes. Ya he dicho en alguna ocasión que no me gustan las novelas de nazis, no me gusta la temática, ya sé lo que hicieron y no quiero saber más. Lo lamento, pero así es como lo siento. Sin embargo la novela del señor Joseph cayó en mis manos por recomendación de una amiga, y la recomendante se guardó muy mucho de comentar este aspecto temático, sabedora de que jamás la habría leído de haberlo sabido, pero por fortuna me adentré en sus letras, y no me arrepiento en absoluto.

El primer capítulo, carente de esvásticas y anzuelo perfecto para lectores incautos, es muy bueno y ya anticipa que la novela va a estar en consonancia. Si bien tenía mis dudas por haber vivido grandes primeros capítulos que daban paso a cientos de páginas que hubiera sido mejor no imprimir, en este caso concreto el autor es honesto y anticipa, como mínimo, que la novela está muy bien escrita y que el ritmo va a ser vertiginoso.

Es sorprendente que la primera novela de un autor esté tan bien hecha, con independencia de la temática o la satisfacción final del lector, porque lo habitual es que a una primera novela se le vean los trucos de carpintería, un tornillo mal ajustado, un estante inclinado, o una puerta mal pulida, pero nada de eso he encontrado en Falsos Dioses. Diálogos correctos, narraciones correctas, sin errores, sin repeticiones, con una prosa elegante y ágil, y un uso del lenguaje adecuado. Desconozco la mano correctora de esta obra, pero si la hay, ha hecho un excelente trabajo.

La novela, coral, no tiene un personaje principal, sino que son varias historias las que se nutren de diferentes personajes, todos creados con acierto y verosimilitud, y que se entremezclan continuamente en los numerosos giros que tiene la narración. Aquí pondría el pequeño pero. Mantener la atención extrema del lector durante cuatrocientas páginas es muy difícil y arriesgado porque corres el riesgo de forzar tanto las situaciones que éstas se tornen ridículas o inverosímiles, y creo que el autor ha rozado esta circunstancia en algunos pasajes de la novela.  

Recuerdo una entrevista que le hicieron a Francesc Miralles, escritor de éxito y de quien presumo como amigo, en la que manifestaba que para construir un buen bestseller es importante que en cada página pase algo. No soy de esa opinión, creo que la pausa es igual de necesaria que la acción para construir una buena historia, porque un exceso de acción al final la convierte en rutinaria, o falsa. No me gusta que una persona esté cuatrocientas páginas al borde de la muerte, ni siquiera en época de guerra, y no por puritanismo, o por no ser factible en la vida real, sino porque creo que al lector hay que darle periodos de reflexión, partes en que pueda digerir la novela, los pensamientos, las motivaciones, los desencadenantes de las acciones que van a llevar a cabo los personajes, y esta parte me ha parecido que el autor no la ha manejado con la pausa que a mí me hubiera gustado. Sin embargo es una cuestión de gustos, no de mala escritura, mala estructura o falla en el argumento. 

Mi opinión sincera sobre la novela es que me ha sorprendido, me ha gustado mucho, mucho más de lo que me esperaba y me ha obligado a largos espacios de tiempo desde que cerraba el libro hasta que conseguía descansar mi mente de la acción, y dormirme, La recomiendo a todo el mundo.

Sin duda, el futuro que aguarda al señor Peter Joseph en este negocio de la escritura lo preveo alentador, muy, muy alentador, y es un autor del que hemos de estar atentos a cualquier movimiento.

Pulsa para escuchar el artículo

Resumen del libro (editorial)

1939: científicos del Ahnenerbe, un departamento especial de las SS patrocinado por Heinrich Himmler, realizan un asombroso hallazgo en el interior de un bloque de hielo. Meses después, una incómoda reunión de burócratas del Gobierno alemán pone en marcha una operación secreta. Dos acontecimientos sin conexión aparente, que sin embargo más tarde confluirán de manera catastrófica.

1943: en su primera misión sobre territorio enemigo, Sandy Smith descubre la crueldad de la guerra al perder a sus compañeros y matar por primera vez a alguien. A pesar de todo, consigue hacerse con una información que puede salvar la vida de miles de ciudadanos británicos, y que debe llevar a Londres urgentemente. Mientras tanto, en Alemania, Mario Weber, nuevo inspector de la Gestapo, se deja llevar por la curiosidad investigando un simple atropello. Lo que parece un caso sin interés alguno pronto se convierte en una carrera contra el reloj, que pondrá a prueba sus convicciones y le obligará a tomar la decisión más grave de su vida. Atormentados por su pasado, ambos enemigos entrecruzarán sus destinos mientras se ven arrastrados inexorablemente hacia la confrontación final.

Las montañas del Tíbet, la Francia ocupada y un Berlín devastado por las bombas son algunos de los escenarios en los que Peter Joseph mezcla magistralmente historia y ficción, en un sorprendente thriller que nos acercará al horror oculto de la Segunda Guerra Mundial y a la imposibilidad de actuar éticamente para quienes estuvieron inmersos en ella.

La conjura de los necios, John Kennedy Toole


Creo que la palabra, o mejor dicho, el nombre que define esta novela es Ignatius Reilly. Si fuera capaz de explicar quién es Ignatius Reilly, podría explicar qué es la novela del fallecido señor John Kennedy Toole, si bien el propio título es genial y define bastante bien qué nos vamos a encontrar.

La conjura de los necios es una novela en la que apenas aparecen quince personajes, y algún secundario, cuyas vidas tienen dos ejes convergentes: la absurdidad e Ignatius. El señor Kennedy creó lo que entiendo que es una obra maestra, no en vano fue ganadora del premio Pullitzer y de otros de nivel en diferentes países. Lo que comienza con un personaje absurdo, ridículo en todos los aspectos, en su vestimenta, su aspecto físico, sus pensamientos, sus relaciones, su edad, su trayectoria, su familia, todo un gran y ridículo esperpento, va cogiendo forma página a página. Pero no me quiero adelantar.

Como decía, la novela gira en torno al personaje central, Ignatius Reilly, un tipo de unos treinta años, despreciable, egoísta, misógino, adiposo, sucio, haragán, homófobo, onanita, asocial, vago, tacaño, mal educado, y, por qué no decirlo, un tanto desequilibrado mentalmente, que vive en un barrio de New Orleans con su madre viuda, y alcohólica. Ignatius apenas sale de su habitación, donde pasa el tiempo escribiendo ideas en cuadernos que tiene esparcidos por todos los lugares, y aliviando la presión de un hombre adulto sin pareja contra las sábanas de su cama. Sin embargo, en una de las pocas ocasiones en que abandona la protección de su cueva para salir con su madre, se ven envueltos en una absurda situación que da pie al inicio de la novela, y a la presentación, majestuosa, de todos los personajes.

A partir de un accidente de coche causado por la conducción de su madre ebria, la extraña pareja asume una deuda monetaria que la ridícula pensión de la viuda no puede soportar y obliga a Ignatius a salir al mundo real a buscar trabajo. Pero en esta primera escena, de por sí surrealista, no solo se da inicio a la novela, sino que aparecen por primera vez la mayoría de los personajes, todos ellos sin relación aparente que los una, ni nada que pueda hacer pensar al lector que se los volverá a encontrar. Pero ese es uno de los grandísimos méritos del señor Kennedy, la conjugación de una red de personajes que no tienen ninguna posible relación entre ellos, y que sin embargo forman la maquinaria perfecta de esta novela. En lo que casi podría considerarse un ensayo sobre el efecto mariposa, cada movimiento del elefántico Ignatius arroja ondas, aún no calificadas por la ciencia, que degeneran en situaciones esperpénticas para al resto de protagonistas.

He de reconocer que durante algunos momentos de la novela, el personaje de Ignatius se me hizo un poco agotador, y algunas de sus disertaciones aburridas. Incluso el esperpento, si es repetido, puede volverse rutinario. Para los que hemos tenido la gran fortuna de leer El laberinto de las aceitunas, o El misterio de la cripta embrujada, del grandísimo Eduardo Mendoza, aquellos personajes que puedan recordarnos al anónimo detective, como mínimo no nos sorprenden, e Ignatius Reilly, en muchos aspectos, que no el físico, me hacía recordar a ese protagonista extraordinario de las aventuras del señor Mendoza. Eso sí, con el hándicap de que el detective es nuestro, se mueve por la ciudad de Barcelona, habla de aspectos que conozco, radiografía a la sociedad catalana (a la que pertenezco) con maestría, poniéndonos frente a uno de esos espejos de feria que deforman la imagen, pero que mantienen un deje de realidad, algo que con el personaje de Ignatius anclado en New Orleans no he llegado a sentir igual, ya que ante la misma imagen deformada en el espejo he dudado al distinguir entre las aristas de la parodia, la crítica y la realidad. También he leído en la contra de la novela que Ignatius recuerda a un Don Quijote adiposo…, estoy de acuerdo, pero a mí me ha recordado más a ese detective “mendociano”, carente de su afilada perspicacia, pero igual de impresentable. 

De todas formas, salvado este escollo que no debería afectar a nadie normal, la novela empieza a girar ante los ojos del lector como si nos hubiéramos colocado detrás de un orfebre a punto de trabajar con su materia primera. Trozos absurdos de metal, piedras valiosas sin pulir, aros y artilugios extraños que en sus manos se van puliendo, dando nombre, forma y consistencia para engarzarlos unos en otros hasta formar una joya extraordinaria. Esta novela es esa joya.

La conjura de los necios es una novela divertida, de esas que en cada edad de la vida uno encontraría diferentes matices, como ocurre con el Quijote, y de la que probablemente si la hubiera leído en mi adolescencia, o primera juventud, me habría quedado con lo grotesco del personaje, gordo, feo, bigotudo, sucio, torpe, mal vestido, absurdo. Sin embargo, haberla leído en la edad adulta me ha permitido ver más allá de la máscara de payaso, entender qué se esconde tras la pintura bochornosa que adorna la cara de Ignatius, sufrir las tristes vidas de unos personajes que las letras del autor han camuflado entre la parodia y la burla. El diálogo que reproduzco a continuación es la réplica que da Ignatius a un gay vestido de marinero que se encuentra encadenado en las argollas de una casa de otro gay, lugar habitual de reunión de los más estridentes, desinhibidos y notorios gais de la ciudad, y lugar de celebración de las más locas fiestas de ambiente:
- Libradme de estas espantosas cadenas, por favor – suplicó el marinero –. Están manchándome de óxido mi traje de marinero.

- Sabéis, los grillos y las cadenas tienen funciones en la vida moderna que jamás debieron imaginar sus febriles inventores en una época más simple y antigua. Si yo fuera un constructor de casas lujosas instalaría por lo menos un equipo de cadenas, fijadas en las paredes de todas las nuevas casas amarillas de ladrillo tipo rancho y de todos los chalets dúplex de Cape Cod. Cuando los residentes se cansasen de la televisión y del ping-pong o de e lo que hiciesen en sus casitas, podrían encadenarse unos a otros un rato. Les encantaría a todos. Las esposas dirían: “Mi marido me encadenó anoche. Fue maravilloso. ¿Te lo ha hecho a ti tu marido, últimamente?” Los niños volverían corriendo del colegido a casa, a sus madres, que estarían esperándoles para encadenarles. Esto ayudaría a los niños a cultivar la imaginación, cosa que la televisión les veta. Y habría una reducción apreciable del índice de delincuencia juvenil. Cuando el padre volviera del trabajo, la familia unida podría agarrarle y encadenarle por ser tan imbécil como para estar trabajando todo el día para mantenerles. A los parientes viejos y revoltosos podría encadenárseles a la puerta del coche. Sólo se les soltarían las manos una vez al mes para que pudieran firmar los cheques de la seguridad social. Las cadenas y los grilletes podrán asegurar una vida mejor para todos. Tengo que conceder un espacio a esto en mis notas y apuntes. 
Este es Ignatius, archivero y vendedor de salchichas, graduado por  la universidad, e hijo único, virgen y vago hasta la epopeya.

Pero no se encuentra solo en su aventura, otros personajes de gran calado le dan réplica para engrandecer la narración, Jones, un negro vagabundo encargado de la “limpieza” de un local de striptease, o Mancuso, el patrullero al que su sargento disfraza de las formas más humillantes para deshacerse de él, por nombrar solo a dos de los quince.

Sin duda, se necesitarían páginas y páginas para analizar esta novela, su prosa, su ritmo, las historias de unos personajes geniales que quedan eclipsados por la grandeza (en todos los aspectos) de Ignatius, un análisis que no tengo capacidad para realizar. Sin embargo si puedo asegurar que la novela es fabulosa, y que los últimos capítulos, aquellos que los clásicos llamarían el desenlace, son extraordinarios, de una belleza máxima y de una precisión extrema.

Nadie debería perderse esta joya.

Resumen del libro (editorial)

El protagonista de esta novela es uno de los personajes más memorables de la literatura norteamerciana: Ignatius Reilly -una mezcla de Oliver Hardy delirante, Don Quijote adiposo y santo Tomás de Aquino perverso, reunidos en una persona-, que a los treinta años aún vive con su estrafalaria madre, está ocupado en escribir un a extensa y demoledora denuncia contra nuestro siglo, tan carente de "teologia geometría" como de "decencia y buen gusto"; un alegato desquiciado contra una sociedad desquiciada