El Manuscrito II - el coleccionista, Blanca Miosi


Antes de seguir con la reseña, querido lector, he de confesar dos cosas, primero la admiración y amistad que me une a Blanca Miosi, la autora, y segundo que esta novela ha conseguido algo muy difícil a estas alturas de la vida, sorprenderme.

Hace algún tiempo leí El Manuscrito I – El secreto, de la misma autora, y ya entonces me convenció su forma de escribir. Fue mi primer acercamiento a la obra de esta prolífica escritora y salí encantado con la experiencia. A esa primera lectura siguieron El cóndor de la pluma dorada y Amanda antes de enfrentarme a este nuevo reto de Blanca. 

Por mi condición de amistad con ella he seguido, desde la distancia, la fase de escritura de la novela, sus miedos por la calidad de la misma, por la dificultad de crear una historia original, los problemas de enfrentarse a una novela cuando su carrera está en lo más alto, el vértigo de sacar algo que sus acólitos no aceptasen y, por qué no decirlo, el pánico escénico que produce la presentación en sociedad de una nueva novela.  Bien, he de decir que todos estos temores estaban absolutamente injustificados porque El Manuscrito II – el coleccionista es la mejor obra que he leído hasta la fecha de Blanca.

A pesar de lo que pareciera indicar su título ordinal, en absoluto este II es la continuación de El Manuscrito I, sino que es una nueva historia independiente que tiene en común con el primero únicamente la base de carpintería de la novela, pero nada más. Al contrario, creo que es mucho mejor que su antecesor. En la sinopsis se explica bastante bien de qué se trata la novela, y yo no soy de hacer resúmenes de las obras, sino de explicar, como haría con un amigo, qué he sentido al leerla, y esta experiencia he de definirla con emoción, impaciencia por avanzar en la historia, sorprendido por los acontecimientos y, he de reconocerlo, preso de una profunda envidia por la capacidad que tiene esta autora para narrar historias.

Como decía, durante la creación de la novela hablamos alguna que otra vez y me planteaba sus temores, y otras cosas que no he de desvelar a nadie, y en esos miedos yo pensaba “Blanca te vas a meter en un lío narrativo de difícil salida”, pero no, querido lector, eran ardides de escritora porque Blanca ha construido una novela impecable, narrada desde múltiples bocas, en diferentes espacios, tiempos y escenarios que se van enlazando en un caudal de emociones extraordinario.

Con tres personajes principales en los que se asienta la novela coral, Blanca consigue transmutarnos del presente al pasado, de las costas de Finisterre al Caribe de los colonizadores con maestría. 

Voy a decir algo que creo que molestará particularmente a la autora, pero que no puedo evitar, y es que su novela sólo me duró dos vuelos, uno de ida y otro de vuelta, entre los que no tuve opción de leer más y cuyas letras quedaron flotando en mi cerebro hasta que agarré la butaca de la nave de regreso, por desgracia no un Gulfstream, me até el cinturón y pude disfrutar de la imaginación desbordada de Blanca, así como de su buen hacer como escritora. 

Dicen que nadie regala nada, y es del todo cierto, por eso si esta autora es número uno de ventas en plataformas como Amazon, disputando el espacio a monstruos de la narrativa mundial, no es en vano, así que si se me permite, si te gustan los thrillers de acción, recomendarte que no te pierdas El Manuscrito II – el coleccionista.

Resumen del libro (autora)

"En el siglo XVI el tráfico de oro y plata proveniente de América hacia España era frecuente. Los cargamentos cruzaban el Mar del Norte desde Nueva España (México) y también desde el virreinato del Perú. Muchas de las embarcaciones naufragaron en los mares tenebrosos de lo que ahora se conoce como Atlántico. Sus cargamentos quedaron esparcidos por algunas islas y en las profundidades del océano, producto de los huracanes y tormentas, pero también de los enfrentamientos con corsarios y piratas.
Uno de esos enormes tesoros yace en una isla camino a las Bahamas, el sitio y lo que allí se encuentra está en un diminuto pergamino que escondió Giulio Clovio, el pintor miniaturista más famoso de la historia. Permaneció oculto por casi quinientos años dentro de un microscópico reloj que fue a parar a manos de un coleccionista.

EL MANUSCRITO se encargará de guiar a todos los involucrados, quienes entrarán en la historia y formarán parte de ella.

Como en el libro anterior, EL MANUSCRITO I El secreto, Blanca Miosi utiliza una técnica original, en la que el lector podrá visualizar lo que ocurre desde diferentes puntos de vista, incluyendo el del manuscrito y, así como en el primer libro, es una novela que tiene principio y fin".

Mientras vivimos, Maruja Torres


Es la primera novela que leo de la autora, a quien conocía y seguía algo más por su faceta de columnista del diario El País. Como personaje, Maruja Torres, siempre ha despertado mi curiosidad y simpatía, ácida, inteligente, de reflejos rápidos y pluma cargada con dosis equitativas de razón, amor y veneno. Pero como escritora me daba un poco de temor su obra.

Quizá pensaba encontrarme a una autora clavada en los años setenta-ochenta, con historias que creía pasadas de moda, o que sencillamente ya no me interesan. Error again.

Por fortuna, un extraordinario programa de la televisión catalana, El Convidat (el invitado), le hizo una entrevista extensa que me volvió a acercar a esta autora carismática y me mordió la curiosidad por sus letras, así que escogí la obra ganadora del Premio Planeta, Mientras Vivimos, para iniciar mi acercamiento a sus novelas.

Esta publicación millonaria me ha gustado mucho, creo que de todos los premios Planeta que he leído, de las que más. El eje principal gira en torno a tres mujeres: Teresa, la maestra de la protagonista, Regina Dalmau (alter ego, creo, de la propia Maruja Torres), escritora de fama y cimiento principal de la novela, y su novicia, la joven Judith. Tres mujeres de diferentes generaciones entre las que interactúa un hilo conductor de agradecimientos y fracasos que traspasa el tiempo y se inocula atravesando generaciones.

El personaje de Regina Dalmau, la mujer central sobre la que gira la trama, es extraordinario. Una escritora de fama mundial, millonaria, excéntrica, con una personalidad frágil escondida tras el maquillaje de celebridad, autosuficiencia y femme fatale, con miles de seguidoras que la adoran, pero sin inspiración y obligada a sacar, a cualquier precio, un nuevo libro por encargo de la editorial. Para ello opta por la idea de contratar a una asistente joven, con la finalidad última de estudiarla a fondo y sacar una novela atractiva para generaciones más jóvenes de las que habitualmente han conformado su público, algo que le ha aconsejado su agente editorial, y en quien yo veía a mi querida Sandra Bruna. Pero en esta relación entre la escritora veterana, Regina Dalmau, y su asistente, Judith, se establece un vínculo de ida y vuelta, pues la joven también tiene mucho que aprender de la escritora a la que idolatra en extremo y por la que siente una gran devoción y ambición de imitarla. Armada con estas intenciones de convertirse en una escritora de éxito, Judith le recuerda a Regina a ella misma cuando era más joven, y con esta evocación emerge la figura de Teresa, una antigua amante de su padre, y que fue en realidad la mujer que le ejerció de madre y maestra.

Una relación de amor, dependencia, frustración y arrepentimiento que me ha fascinado. Durante muchos momentos de la lectura me parecía estar leyendo a Marsé, por su vocabulario rico y a la vez cercano, la mezcla de lo soez y lo excelso en una sola frase, la diferenciación de las clases sociales por el lenguaje, los movimientos, el aspecto interior de los personajes. Algo que, sin duda, solo está al abasto de los grandes.

No creo que sea la última lectura de esta fantástica escritora a la que me acerque, pues ha dejado intacta en mí la necesidad de saber más de su obra.

Resumen del libro (editorial)

Mientras vivimos es una gran historia de admiración y celos, de mentira y verdad, de odio y amor, de pérdidas y encuentros. Tres mujeres buscan su identidad y su lugar en el mundo en la imagen de otras mujeres. Una magnífica historia que consagró a Maruja Torres como una de las grandes novelistas de nuestros días.