Canta la hierba, Doris Lessing



Antes de comenzar con el análisis de esta obra, debo reconocer, con más vergüenza que humildad, que jamás había oído hablar de la señora Lessing hasta que fue premiada con el Nobel de literatura.

Me llamó la atención entonces la entrevista que le realizaron nada más conocerse el galardón, ella, una abuelita de aspecto tierno, sentada en los escalones de una casa pareada en algún barrio de cualquier ciudad inglesa, imperturbable con la noticia, agitando su brazo derecho para apartar a los periodistas que le tapaban la vista. Con mucha más clase que algún otro escritor de renombre, vino a decir que le importaban dos pimientos el premio y que lo único que deseaba en ese momento era que la dejaran tranquila. Me encantó.

Poco después he tenido el INMENSO HONOR de compartir mi única obra hasta ahora en una edición especial y limitada, con una de sus obras, Canta la Hierba. Estos han sido los motivos que me han impulsado a leer a la señora Lessing.

Debo reconocer que si bien la obra no me ha disgustado, y destila un saber hacer digno de una escritora de calidad, tampoco me ha entusiasmado.

Es una novela que se inicia con el asesinato de una granjera blanca en la Suráfrica de la segregación racial, lo que le quita a la obra ese punto de misterio que quizá la hubiese enriquecido. Por supuesto, la autora no desea crear una obra de misterio, sino relatar la situación impresentable que se produce en la granja de los protagonistas.

El momento histórico del Aparhaid es sólo un escenario para situar a una pareja, casada por conveniencia (no económica) y que jamás en su vida han tenido un sólo segundo de felicidad. No aparece en ningún momento juicio moral alguno sobre el trato a los negros, ni se trata de eso, tan sólo lo relata como cualquier otro componente del paisaje, el calor, las lluvias, los árboles, o el famoso veld.

La protagonista principal es una niña blanca, de padres ingleses, que vive una infancia horrible de privaciones y vergüenzas, de la que se libra cuando emigra a la gran ciudad, momento ése en que la chica es casi feliz. Un día se da cuenta de que todas sus amigas se han casado y que todo el mundo conocido espera de ella que haga lo mismo, así que con el primer hombre con el que habla, se casa. Un poco forzado desde mi punto de vista, pero quizá tan real como la vida misma.

Ese hombre es un granjero que tiene sus tierras en zona de nadie, y que a diferencia de los otros granjeros blancos, no consigue enriquecerse y cada proyecto que acomete es un fracaso. La relación entre el fracaso de ambos protagonistas, ella por haberse casado con quien no debía y por ver reflejada la existencia miserable de su madre, de la que huyó, en ella misma, y el de él, incapaz de contentar a su mujer, ni a nadie, son la base de la novela.

De ambiente pesado, enganchoso, lenguaje tan cansino como el sol que quema a los protagonistas, Canta la Hierba es una buena novela, que te hace sentir la misma sensación de abandono absoluto en que vive su protagonista, pero sobre la que no hay que crearse muchas expectativas.

Resumen del libro (editorial)

Un asesinato es el punto de arranque de esta novela publicada en 1950, la primera de Doris Lessing, autora galardonada con el premio Príncipe de Asturias de las letras. Situada en la Suráfrica segregacionista, Canta la hierba describe la historia de una mujer blanca en el seno de una sociedad dividida por el color de la piel y en la que imperan la injusticia y la desesperación. Mary Turner, hija de unos pobres granjeros y nacida en África, se convierte en una joven urbana, trabajadora e independiente, hasta el día en que sorprende los cotilleos de sus amigas y decide que debe casarse para silenciarlos.

La Tumba de Colón, Miguel Ruíz Montáñez

Entretenida, muy entrenida.

Una novela al uso del trhiller histórico que se lee de forma rápida, amena y alegre.

Relata el autor, sin entrar a fondo en algunos de los enigmas sobre el descubridor, toda una serie de datos históricos de gran interés, muchos, la mayoría, de los cuales yo mismo ignoraba. Todo a través de una trama bastante bien construída que nos va educando sobre la figura de Cristóbal Colón.

La historia comienza en Santo Domingo, ciudad que conozco bastante bien, con el robo de los restos de Cristóbal Colón, y la aparición en ese momento de dos de los personajes principales. Me sorprendió, y me hizo reir bastante, cuando uno de esos personajes era un agente de la policía científica de la República Dominicana. La verdad, no sabía que hubiese de eso en el país... y pensé en un principio que era debido al conocimiento que pueda tener de este lugar cualquier turista. Más adelante de la obra, cuando aparece el tercer protagonista, esta vez un policía español, también del departamento científico, y el dominicano tiene la oportunidad de viajar a Madrid para ver las instalaciones de la policía española, queda muy claro que el señor Ruíz si conoce la República más allá de lo que se les muestra a los turistas.

La Tumba de Colón es una novela fácil de leer, entretenida, con personajes sencillos, sin traumas de infancia ni grandes problemas personales, lo que los hace a la vez cercanos, pero bastante superficiales. Es un detalle que se repite a lo largo de toda la novela, ninguno de ellos, ni de los protagonistas ni de los secundarios, tiene vida más allá de lo que ocurre durante el transcurso de las investigaciones por el robo de los restos de Colón, o de algún comentario aislado. Un trío formado por dos hombres y una mujer en el que desde la primera aparición conjunta de los tres se adivina el interés de ambos hombres por la chica, que como no, es espectacular y encarna a las hermosas mujeres dominicanas.

Se le nota al autor, como estoy seguro que deseaba, una pasión y un sentimiento de injusticia ante la figura de Cristóbal Colón, maltratada por la historia durante cuatrocientos años en los que ni siquiera España se dignó a colocar una lápida sobre su tumba. Le atribuye al Almirante (que siempre nombra en mayúsculas) casi un papel mesiánico en la cristianización del continente americano, pero lo hace desde un respeto profundo que no puede ofender a nadie. Al igual que todos los datos que aporta, como un croupier al repartir cartas, ante el que cada jugador debe escoger su mano y tomar sus propias decisiones y deducciones.

Sin duda es una historia que sorprenderá por la cantidad de material sobre el descubrimiento y la figura de Colón que aporta, amén de "beneficiarse" de la polémica entre los estados español y dominicano por la veracidad de los restos que en cada país se acogen, así como las dudas sobre el verdadero origen del marino.

Desde mi punto de vista, entretenida y muy recomendable. Sin más aspiraciones que acercarnos a la figura del descubridor, al tiempo que nos hace pasar un buen rato, La Tumba de Colón es como un buen sorbete de limón, perfecta para ser consumida entre dos platos fuertes.

Resumen del libro (editorial)

Santo Domingo, República Dominicana. Los restos de Cristóbal Colón desaparecen misteriosamente de su tumba. Un extraño jeroglífico es la única pista que han dejado los saqueadores...
Sevilla, España. En la fachada de la catedral aparece el mismo anagrama. Los restos de Colón que aquí se conservan también han sido robados...
Tres investigadores saben que no se trata de un simple expolio: el jeroglífico estampado en ambos mausoleos es la enigmática firma que usaba el Almirante. Ésta será la clave para resolver el enigma...
Un final inesperado que cambiará la visión de la humanidad sobre el hombre que unió dos mundos.