El niño con el pijama de rayas, John Boyne


Me alejaré en el comentario de este libro de la línea propuesta por la editorial.


Como podréis leer al final del post, la editorial (con un excelente criterio comercial a juzar por los resultados) vende un suspense y un final que no deben ser desvelados. No lo haré yo tampoco, pero por motivos muy diferentes a los que se pueden extraer de la nota editorial.

No es en verdad necesario desvelar el final porque cualquier lector que haya leído más de dos artículos de periódico deportivo, o en su defecto un par de titulares, adivinará la prometida sorpresa.

Tampoco está en mi intención desmontar esta novela, ambientada en uno de los peores momentos de la historia del ser humano, pero sinceramente no sabría ni por dónde agarrarla. El recurso de deformar la realidad "adulta" a través de los ojos de un niño es un excelente motivo para interesarse por esta lectura, sin embargo la dificultad que entraña meterse en la piel de un infante desde el cuerpo de un tipo de treinta y largos o cuarenta años, es considerable, y creo que el autor no la ha resuelto bien.

El escenario no está bien definido, aunque no es necesario porque todo el mundo tiene en su memoria imágenes de la segunda guerra mundial, de los nazis, de cómo vestían, cómo hablaban, hasta que comían y a quién, así como de sus horribles campos de concentración, y eso se le puede perdonar al autor, e incluso agradecer, pero el mismo problema lo he encontrado en los personajes, difusos, más insinuados que reales (a excepción de la hermana del protagonista, sin importancia apenas en la historia y la mejor construida); y en la trama, de un previsible tal que desde la segunda página, en cuanto apareció el nombre del campo de concentración en cuestión, ya tenía el relato completo en mi cabeza.

Pero a mí lo que menos me ha gustado ha sido el personaje principal, un niño de nueve años que parece tener la cabeza de un pájaro de dos semanas. Para no tener, ni siquiera tiene la imaginación que se le supone a un niño. Quizá el autor debería haber rebajado la edad del personaje principal, eso hubiese hecho mucho más creíble toda la historia, pero hacernos pensar que un niño de esa edad no se entera absolutamente de nada de lo que ocurre a su alrededor es poco menos que un ejercicio de prestidigitación arriesgado. Y se le ha visto el truco.

Estoy de acuerdo en que los niños de hoy en dia son más espabilados que los de hace sesenta o setenta años, pero de ahí a ser gilipollas, con perdón, dista un largo camino.

Lo que podría haber sido el acercamiento a una desgracia como el holocausto desde una mirada ingenua, tan bien resuelta en la extraordinaria "la Vida es Bella", de Roberto Benigni, o en el terrible (por real) "Diario de Ana Frank", aqui se convierte en una mirada cándida, ignorante y que te produce un rechazo constante al personaje principal que parece en muchos momentos tonto de remate. No existen frases ni situaciones fuera de las más evidentes que bajo el velado cristal de la inocencia infantil sugieran al lector otras realidades mucho más profundas.

Es en resumen una novela de género ambientada en la Alemania nazi, en concreto en el interior de uno de sus peores engendros, y que a mí particularmente me ha dejado del todo frío, aburrido y con la sensación de haber perdido las horas que tardé en leerla.

Creo que el editor debería haber sido más sincero en su nota final y haber advertido que la novela deberían leerla los niños de menos de 13 años, aunque estoy convencido de que ni siquiera a ellos lograría sorprenderlos.


RESUMEN DEL LIBRO (Editorial)

Estimado lector, estimada lectora:

Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.

No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.

El editor.

2 comentaris:

  1. Ostres, gràcies!, ho dic perque estic totalment d'acord amb tu. Tinc exactament la mateixa sensació que has extret tu.

    Poc creible, com pot ser que un nen de 9 anys no s'enteri de res?

    Com pot ser que aquest llibre sigui un èxit de vendes.... Per a nens de 13 anys, jo també ho puc entendre, però entre els adults?

    Crec que en aquests casos s'ha de reivindicar altres llibres com be dius el diari d'Anna Frank.

    ResponElimina
  2. Hola Lizquies. Gràcies per les teves paraules. De totes maneres, si mires l'estadística que vaig penjar per veure que opinava la gent d'aquesta infumable obra, a la majoria li va agradar perquè el que més va votar en contra vaig ser jo mateix. Per a mi ha estat tota una sorpresa la passió que ha aixecat aquest llibre i que no entenc de cap de les maneres.
    Una abraçada.

    ResponElimina

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.