El enigma de Cambises, Paul Sussman


Lo he disfrutado, y mucho.


Quizá no sea el mejor libro del mundo, aunque esa lista imaginaria sea imposible de redactar, pero es muy entretenido.

El Enigma de Cambises es una novela de intriga, aventuras, arqueología, asesinatos, tráfico de antigüedades, y terroristas, estereotipada hasta en la construcción de las frases, "Estaba casi igual que la última vez que lo había visto, hacía ya seis años, aunque llevaba el pelo más largo y estaba más bronceado. Ella lo miró fijamente por un instante y fue hasta su mesa. No había vuelto a saber nada de él. Hasta aquella noche.", pero que a pesar de todo eso me ha encantado, sobre todo por su ritmo.

Todos los personajes de la novela le son conocidos a cualquiera que hayas visto alguna película en el cine (de lo que sea) o haya leído más de dos libros: Tara, la hija preciosa de un gran arqueólogo al que odia por haberlas abandonado a ella y a su madre por cosas desaparecidas miles de años atrás, que por supuesto muere en las primeras páginas del libro facilitando la comprensión de su vida por su hija, Daniel, el guapo alumno de su padre que le destrozó el corazón, Jalifa, un policía egipcio que no sucumbe a las dificultades ni a los sobornos, Saif-al-Thar, un terrorista islámico fanático, Squires, un funcionario de la embajada inglesa y que es muy inglés, Dravic, el súper malo, peor aún que el fanático, misógino, asesino, cruel por placer y naturaleza. Si les vamos cambiando el nombre uno a uno, a todos los podremos enmarcar en cualquier otra novela o película.

Sin embargo la novela está muy bien trazada, y mantiene el punto de tensión necesario para tenerte atrapado en su trama. Con sorpresas bien salpicadas entre los capítulos que hace que el estereotipo absurdo que se preveía en un principio vaya poco a poco cambiando hasta convertir a la obra de Paul Sussman en una gran aventura el más puro estilo hollywoodiense.

El Enigma de Cambises es de esos libros imprescindibles para leer echado en una tumbona, que te entretiene mientras los demás pegan brincos en la piscina o en la playa, y que no te sabe mal dejar bajo la lona dominada por tu peso, metido entre arena o mojado por salpicaduras de agua clorada, mientras te pegas un baño o disfrutas de una cervecita entre capítulo y capítulo.

Resumen del libro (editorial)

En el año 532 antes de Cristo, el rey persa Cambises envió un ejército de cincuenta mil hombres al oasis de Siwa para destruir el oráculo de Amón. Mientras cruzaban el desierto occidental de Egipto, aquellos soldados y mercenarios fueron alcanzados por una tormenta de arena, y nada más se supo de ellos. Hasta que dos mil quinientos años después... El inspector egipcio Yusuf Jalifa investiga la aparición de un cadáver mutilado en las orillas del Nilo, en Luxor: el de un pobre albañil que traficaba con antigüedades. Otro asesinato, el de un anticuario en El Cairo, le pondrá sobre la pista de los hombres de Saif Allah, un grupo fundamentalista que sufraga sus actividades terroristas con la venta de piezas arqueológicas robadas. Mientras, Tara Mullray llega a Egipto en viaje de vacaciones y al llegar a casa de su padre, un egiptólogo británico, se lo encuentra muerto. Cada uno por su lado, Jalifa y Tara irán adentrándose en un laberinto de intriga, fanatismo, política y violencia, que finalmente los lleva al desierto y a la solución de uno de los grandes misterios del mundo antiguo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.