La mujer rota, Simone de Beauvoir


A medida que avanzaba en la lectura del primer relato de la obra de Simone de Beauvoir, La mujer rota, las emociones que despertaban en mí sus letras iban de la alegría por la libertad al desespero del dolor ajeno, pasando por la angustia que genera ver a alguien a punto de caer a un pozo y no tener la capacidad de avisarlo a tiempo. Al más puro estilo de las marionetas tradicionales, en que todos los espectadores son capaces de ver al lobo que quiere comerse a la princesa mientras ella, con sus sentimientos fijos únicamente en el príncipe, no es capaz ni siquiera de girarse para ver su realidad desde otro punto de vista.

Sin duda la obra no induce a error, pues como muy bien anticipa el título, La mujer rota, se trata de la historia de la rotura de una mujer felizmente casada que descubre la infidelidad de su esposo, y como relata los diferentes estados que va atravesando durante el proceso en su diario.

Narrada de forma magistral, el lector se identifica plenamente con la historia, con las razones de todos los protagonistas, y sufre con la amargura de ver derrumbarse el mundo de la protagonista.

Es curioso que ella, la escritora, que fuera esposa y amante, haya tenido la extraordinaria capacidad de pasar al otro lado del espejo para narrar con maestría los sentimientos, no de la amante, sino de la esposa fiel que descubre, después de años de consagración, que su vida ha sido una pérdida de tiempo y un error de magno calibre. Quizá la propia Simone de Beauvoir cambiara en este relato las experiencias masculinas de su marido (que tan bien había de conocer) para convertirlas en los avatares de la protagonista rota por amor, no lo sé.

En todo caso es una novela excelente, de una calidad magnífica y una exquisitez absoluta, pero al mismo tiempo triste, angustiante, demoledora y depresiva hasta el agotamiento.

No puedo decir que la haya disfrutado, sino todo lo contrario, me ha sumido en una tristeza casi metafísica, en una sensación de ridículo, de vacua existencia de la que habré de recuperarme con paciencia y otras lecturas más alegres.

Será difícil encontrar alguna de la misma calidad…

Resumen del libro (editorial)

La mujer rota recoge tres cuentos (La edad de la inocencia, Monólogo, y el que da título al volumen) en los que Simone de Beauvoir expone sus planteamientos éticos y sociales sobre la condición femenina, pero sin que eso suponga el desarrollo de un discurso panfletario, sino que el nivel literario es realmente espléndido. Los tres relatos se centran en personajes femeninos y exponen sus conflictos sentimentales y morales. La mujer como esposa insatisfecha, como personaje oculto siempre tras un protagonista masculino o como ser desorientado en una sociedad injusta son algunos de los temas tratados. Pero destaca en el conjunto un estilo literario ágil, un ritmo vivo (que la traducción transmite en toda su belleza y efectividad) y una variedad técnica entre los tres cuentos (un relato más o menos tradicional, con narrador omniscente y en el que el diálogo lleva el peso del relato; un monólogo interior, y un diario) que convierten esta obra en un texto de gran calidad literaria, más allá incluso de las ideas sociales o políticas que pueden extraerse de él.

8 comentaris:

  1. A Simone la quiero, no sé si por pertenecer al género, si por Francesa, Feminista, escritora, esposa del Sartre o porque en la escuela y en la uni me la metieron con cucharita, lo cierto es que desde que supe de ella no han dejado de fascinarme sus cosas. Sé de un amigo que la llamaría escritora para mujeres jejeje.

    ResponElimina
  2. Quizá fuese a su modo un regocijo imaginativo de cómo estaba destruyendo a diario a la mujer que su amante había escogido como compañera de vida. Quizá partiera sus celos y bajos instintos al saber que todo el tiempo compartió techo con él.
    (Lo digo desconociendo absolutamente la vida de la escritora).

    ResponElimina
    Respostes
    1. Simone de Beuvoir fue una luchadora incansable por los derechos de la mujer. No era la amante de Sartre, era su compañera. No creía en la monogamia ni tampoco en la maternidad como forma de completitud femeninas. Ella creía que la monogamia y la maternidad eran imposiciones sociales del capitalismo que actuaban en detrimento de la identidad femenina. La mujer como propiedad privada, lo cual solo sirve para domeñar su voluntad. Tuvo varios amantes declarados, al igual que su compañero Jean Paul Sartre, pero no creo que encontrara jamás regocijo en destruir la vida de otra criatura, mucho menos si esta era otra mujer. En la destrucción emocional no hay más responsable que uno mismo. Yo quiero muchas más mujeres como ella en este mundo y algunas menos esposas tristes y fieles que sólo se afirman como seres humanos detrás de un hombre o un puñado de hijos. Saludos

      Elimina
    2. L'autor ha eliminat aquest comentari.

      Elimina
    3. Estimada Black Rose, muchas gracias por pasar por el blog y por tus comentarios. En mi caso personal no conozco la vida de Simone, la verdad, ni tampoco me paro demasiado a analizar a los escritores, pues intento hablar solo de las emociones y pensamientos que su novela haya dejado en mí tras leerla. En este caso particular sí comenté el tema de la vida sentimental de Simone de Beauvoir porque me llamó la atención que la escritora, siendo una persona extremadamente liberal (como no puede ser de otra forma), tuviera tal capacidad de narrar cada sentimiento desde el punto de vista más alejado a su propia vida.

      Elimina
  3. ¿alguien me podría decir qué significa la portada de este libro? ¿ por qué señala con números distintas partes del cuerpo?

    ResponElimina

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.