Cuentos de Eva Luna, Isabel Allende



Hace aproximadamente veinte o veinticinco años tuve la enorme fortuna de leer dos libros consecutivos, el segundo por lo que me encantó el primero claro está, de Isabel Allende. Fueron La Casa de los Espíritus (su mejor obra), y De Amor y de Sombra.

Quedé absolutamente fascinado por los dos, aunque mucho más por el primero.

Poco después de esas dos lecturas consecutivas, cayó en mis manos Cien Años de Soledad, y a partir de ahí los que me quedaban del maestro Márquez, El Amor en Tiempos del Cólera, Crónica, Hojarasca, ... y unos cuantos más que no conocía de este autor.

Esta cronología de lectura hizo que, después de haber saboreado, más bien tragado a borbotones, el original, la copia de la señora Allende me pareciera burda y casi indigna.

Ese sentimiento lo he conservado durante estas dos largas décadas y hasta hace apenas unos días, no me atreví con una nueva novela de ella. Escogí una de cuentos para no atragantarme demasiado. Vaya por delante que admiro profundamente el trabajo de Isabel Allende, ya que con lo que a mí me cuesta plasmar palabras con sentido para ocupar diez hojas, no puedo más que reconocerle el inmenso trabajo que supone la creación de una obra.

Así pues, tras esta pequeña introducción que creía apropiada para acercarme al juicio del libro en cuestión, sólo puedo decir que de nuevo me ha decepcionado.

Cuentos de Eva Luna es un intento por acceder al estilo del realismo mágico y que, a mi entender, se fuerza las situaciones y tramas tan imposibles como ridículas en la mayoría de las ocasiones. Un abanico de cuentos a cual más irreal, a cual más forzado en las relaciones personales y los sentimientos de los protagonistas. Una especie de Bruja de Portobello, pero con una dosis de azúcar moreno que me carió el entendimiento.

Excesiva retórica, excesivo azúcar, excesiva imaginación para conseguir algo sin sentido, la de Isabel Allende.

Para mí, una indigestión. He leído en algunos foros "profundo conocimiento del alma humana" y otras expresiones por el estilo, que supongo son exactamente lo que la autora pretende, pero a mi modesto entender, no sé qué conocimiento del alma se puede encontrar en unos personajes tan extravagantes como poco creíbles, que no increíbles, base de cualquier novela, sino faltos de la más mínima credibilidad y forzados hasta extremos de agotamiento.

La magia del realismo mágico es justamente la combinación de las dos definiciones, mostrar algo absolutamente irreal de la manera más real posible. Al ejemplo de "al arrastrar los imanes por la calle, incluso los clavos de las casas parecía que iban a marchar tras ellos", o algo así, que lo lees, lo imaginas, y lo pasas con la mayor naturalidad, como si realmente eso fuese posible. No ocurre así en los Cuentos de Eva Luna en los que las situaciones y las relaciones inter personajes son inverosímiles desde cualquier punto de vista.
En resumen, para mí azucarado, irreal, y prescindible. Un buen producto editorial que aprovecha el tirón de su obra anterior, Eva Luna (que no he leído) y fuerza un relato del que apenas disfruté de alguna construcción magistral fruto de la experiencia y el buen hacer de la autora.

Resumen del libro (editorial)

Una niña solitaria se enamora del amante de su madre y practica misteriosas ceremonias rituales; una mujer permanece medio siglo encerrada en un sótano, víctima de un caudillo celoso; en el fragor de una batalla, un hombre viola a una muchacha y mata a su padre... Estas son algunas de las historias reunidas en este volumen que recupera, con pulso vibrante, los inolvidables protagonistas de la novela Eva Luna : Rolf Carlé, la Maestra Inés, el Benefactor... Veintitrés relatos de amor y violencia secretamente entrelazados por un fino hilo narrativo y un rico lenguaje que recrea azarosas peripecias en un mundo sensual y mágico. Veintitrés cuentos memorables de Isabel Allende escritos con exquisita precisión y profundo conocimiento del alma humana, con un tono siempre contenido, casi secreto, en contraste con las extraordinarias imágenes, el paisaje exuberante y las extravagantes pasiones que determinan el destino de los personajes.

7 comentaris:

  1. Me parece impecable tu crítica, bien argumentada desde lo literario hasta tu gustos y preferencias. Pero disiento en tu opinión en cuanto a la obra referida. Me parece que Cuentos de Eva Luna no sólo es una compilación original, sino también, me atrevo a sentenciar, una de las joyas de la literatura hispanoamericana. Lo bello de está lectura atraviesa las historias de amor y esa exesiva dulzura que vos decís. Lo mejor de este libro no es lo visible, sino que es lo que se lee entre lineas, lo que subyace al texto y que demuestra como el contexto y la situación histórica están inherentemente unidas a cualquier historia. No encontré unicamente hermosas historias de amor en este libro, encontré también una amplia base de historia latinoamericana, desde la conquista hasta las dominaciones máa recientes de los más fuertes sobre los débiles. Y con respecto a comparar obras y autores, recomiendo desde mi modesto lugar, no es lo mejor que se debe hacer. Cada obra es única. Buena o mala, eso sólo lo puede valorar el lector basándose en lo que ésta produjo en su interior, qué sensaciones provocó y cuanto de ellas quedan en la memoria tiempo después. Comparto la idea de que García Marquez es un maestro en su materia, pero no por eso desprestigio a otros autores. De todas formas, te felicito por tu análisis crítico. Paula.

    ResponElimina
  2. Querida Paula,
    Antes de nada, muchísimas gracias por visitar este blog y felicidades por tu comentario.
    Reconozco que no he conseguido "enganchar" con Isabel Allende tras la pequeña decepción que tuve, pero le reconozco que es una gran autora. Sin embargo sí creo que es uno de esos casos literarios en que el sexo de la autora hace que tenga mayor acogida entre las mujeres. Creo que es por lo que tu dices, la lectura entre líneas, esos espacios sutiles a los que los hombres no llegamos con tanta facilidad y que nos obliga a perdernos la mitad de lo escrito. Quizá sea por eso que no acabo de estar a gusto cuando leo a Isabel Allende, ojalá tuviera esa sensibilidad tan necesaria.
    Repito, muchísimas gracias por visitar este blog y muchas felicidades por tu comentario, es impecable.
    Saludos,
    Jordi

    ResponElimina
  3. Hola!
    He dado por casualidad con tu critica y me ha parecido muy bruta y desprovista de matices.Yo descubri a Isabel allende cuando era aun un crio, en 1982, y sigo enamorado de su prosa aun hoy en dia. Pienso que no hay que ser tan cinico en esta vida pues, por los tiempos que corren, qué nos quedara si no sabemos ver la poca poesia que le queda, y que,en mi opinion, traduce tan bien Isabel Allende. Y otra cosa: que no hay que ser mujer para tener algo de sensibilidad!!

    ResponElimina
  4. Hola,
    Antes de nada, muchas gracias por visitar el blog y leer mi comentario.
    Me alegro profundamente de que no tengamos el mismo concepto sobre la obra de Isabel Allende. A mí no me gusta..., demasiada azúcar y demasiada "magia" que enturbia el realismo.
    Pero me alegro sinceramente porque ese es el fin mayor de la literatura, la comprensión personal de cada obra y la capacidad de despertar, o no, emociones. A ti la sra. Allende, a quien respeto y admiro, te las despierta, pero a mí no.
    Claro que no hay que ser mujer para ser sensible, pero sí para llegar a estados de sutileza que al hombre le son difíciles de alcanzar.
    Un saludo muy afectuoso, y ojalá disintamos en más obras para tener el placer de comentarlas.
    Jordi.

    ResponElimina
  5. ESTOY UN POCO DE ACUERDO CONTIGO EN QUE LA AUTORA, NO CONSIGUE IGUALAR EN SUS ULTIMOS TRABAJOS SUS PRIMERAS OBRAS TAN MAGNIFICAS.
    NO ESTOY DE ACUERDO EN LA VALORACION QUE HACES SOBRE SU INGENIO Y VALOR LIERARIO.
    HE LEIDO TODOS SUS LIBROS, Y SINCERAMENTE LAMENTO SU INACTIVIDAD ACTUAL.

    ENTIENDO QUE CUALQUIER PERSONA, HOMBRE O MUJER, CON UNA MINIMA SENSIBILIDAD ARTISTICA PODRIA APRECIAR SU RIQUEZA VERBAL, QUE ALCANZA INCLUSO LO IMPOSIBLE, TRASPASANDO INCLUSO LAS BARREAS PROPIAS DE LEGUAJE HABLADO.

    ISABEL ALLENDE NO SOLO ESCRIBE, NO SOLO ENTRETIENE, SINO QUE HACE LO QUE HARIA CUALQUIER OTRO GENIO MAS INSTRIDO QUE ELLA; CREA, INVENTA, NO SOLO ADJETIVOS; TAMBIEN TODO UN ESTILO.

    EVA

    ResponElimina
  6. Hola Eva,

    Antes de nada, ¡muchas gracias por pasar por el blog!

    Yo, personalmente, creo que Isabel Allende no ha creado ningún estilo, tiene dos o tres obras magníficas, pero que pienso que son grandes imitaciones de García Márquez, y poco más. A mí no me gusta en qué ha convertido sus últimos escritos, lo reconozco, tengo la sensación de que debería suministrarlos con una receta de insulina para contrarrestar el efecto del exceso de azúcar que contienen, pero contra gustos...

    Un cordial saludo !!!

    ResponElimina
  7. Hola,
    Me extraña que una persona que leyó 'La casa de los espíritus' y opinó ser de su agrado, luego tenga una postura tan acida sobre el "realismo mágico" del que Isabel Allende se sirve en sus novelas, y por el cual sus novelas son completamente distintas al resto. Primero deberías leer Eva Luna antes de criticar la continuación, pues no es lo mismo si no. Y por último, si hablaremos de comparación, e incluso si adoro a García Márquez, muchos escritores más talentosos han pisado la faz de la tierra años atrás. Y aún así, opino que no hay punto de comparación para ningún escritor, pues si no, unos y otros serían iguales. ¡Gracias a Dios no todo el mundo es como García Márquez! Yo me hastiaría de leer toda mi vida el mismo autor. Saludos, Alan.

    ResponElimina

En este blog están permitidos todos los comentarios, solo le ruego que sea respetuoso/a.
Muchas gracias.